17 de septiembre de 2008

Irisación del velo en concha de sufragios

Alientos como la musaraña de lo que partió: me sudo, crencha menemista y pusilánime, dejo los rastros de una carnicería en ciernes entre arrecifes no pujantes de un insólito velamen puerco, me condenso como las etapas tomadas de la mano y fieltro, endriagos y escarapelas que enrostran una falta me sopapean el culo, velocímetros de mostaza fugaz saltan contra el acertado reproche de manifestantes enlodados y no por eso heroicos, chifla el chofer, pulsión la liza de tu equipo o refucilo/cochemotor del pelandrún que teñirá, menores tiemblan ante el ocaso de la pelota mascada bajo techos, pornográfica avestruz.

Misógina rebelión que otea espamos, épocas en que tu pelambre era manopla de mancuerna, rábanos que se quejan como visillos en que alternarías, cada espaldar y luto contra las antiguallas que vendíamos, 'panadas del alcanfor/pobreza que nos hacían recuperar cualquier backup, mishiadura como brazos cortados y puestos en remojo, reclama el ánade su quijotesca ración de esputos, esa minita desenfadada y agria, y arroz como juntura incierta y veleidosa, plantillas almacenadas del trabajo de la Ley, de la escopeta que calla tras telones de escorbuto, corrijo como pienso, pesebres y la tríada como remesas que a la Cochinchina exportaremos, bien, solicitud y desazón de alcance.

Pondría a arder parrillas para el afrecho, cortante Dulcinea a la que silbo, mersas como la iluminación del ring, cae la noche y con ella el parto, gazapos estornudados de la sangre/mucosa, polillas para la seda que me garrapateó, perro oxidado.

Casi cualquier desplante es del orden, su fusil, irisación del velo en concha de sufragios, derrotas de la esperanza que ya fue, la guasita toma su gancia y pertinaz estruendo, cruje, primera vez en día, el hombro izquierdo, se viene enfermedad, pesa su brazo, escribo. Así, mi "yo", dije engarzado y benteveo, aún escampa en este texto. Como una alcantarilla que fijamos denodadamente y, pese a ello, se lastima, se agazapa, es torva por demás.

2 comentarios:

  1. Por alguna razón hace días (varios) que no puedo ver este blog, se cagó la codificación o algo. Se ve chiquito y no reconoce muchos caracteres. ¿qué será? ¿sos vos, soy yo?

    besos

    ResponderEliminar
  2. Éste como algunos otros posteos se escuchan jazzeados. Digo: que leo y escucho la música. No preguntes, explicar sería difícil y principalmente triste.

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.