29 de diciembre de 2008

¡Esméin, Esméin!

Pienso en la droga. Éste es un Camel, éste, un Andrecito. Calzoncillo, blanco, al vesre, termo (que no de mertiolate), cuerpo cansado de llega al ápice de las once, ya vá la medianoche. Y escucho la 100.5 fm, música reggaetonera, música de cuerpos flexibles y tersos, esa piel morena, fabulosos cráneos como que rapados, rapeados, tecleo morbo.

Pienso en la droga, los turcos y el arroz. Pienso en las razas, cristalería de llegar en el oasis al saludo, Tam! de espanto, su diálogo posible, esquemas con esquejes, cruza La Perra.

Pienso en las azucenas que desperdigué como amapolas, pienso en inciensos, cuenco de pinos, Pinotea de tu caricia torpe y olimareña, comita obligatoria. - La magia de la música, el Irazem, copitas cojas de escandinavear lo calafateado, navega El Morbo, dos palabras. Pienso en la droga para ese deseo satisfecho en que te sumís y sumergís, tu maquinola. - Pienso en la daga.

Para que la presión desacompase. Para los morbos de las noticias dichas y repetidas para toditas las pibetas úblicas, pongo el arroz, desmadre atrabiliario. Y para que la cosa no termina, rechifla el trueno.

27 de diciembre de 2008

Sociedad Protectora de Animales. De mi mayor consideración: [a saber]

Oigo la música batidora, clic de estación y alcance. El clic, calor, eruta bien, modo de impulso en el Barbieri de todos tus pétalos, salor y sailor de disfrute, me sudo el morbo, el Indio, ponele que Del Missier es ricotero, peléitor, baila la conga salsa disco rumba y vá, si miiii, si faaa|, y conoció, cantaba el pobre pelái, negro de alcance.

Miro la retornable, escribo un clic en estación del !, miro la que me pasaron, tecleo el morbo, toda la primera persona: 1.

-----

Pity por qué lo pasaron tan poco, lo propalaron tan pobretongui, en Radio Mitre, ¿ah, Miroli? Me fumo un liendre, cambeo 'e la rádeo, saven la técnica mixtura performatividá de la salú e ingeneiería social. 2. Eíos.

-----

Dorados (cigarritos), $1,70 en el almacén La Onda Cortante, por lo menos eso, no como en El Tigre, la buena onda Choreante. 3

-----

24 de diciembre de 2008

Escenoli bajo una parra en sombra en pié de tus os-osis.

-¿Est-ce qu'elle était Flavia Irós, Yrós, Quirós, Menipito recalcitrante?

-Ignórolo, mi máster frénd, era la Colo.

-Coco-Colo, suéname, sabiejo tipoli. ¿Ahora, en qué?

-Bajo un mic profundo de la sonrisa jetonita, mi apreciado bonete.

-Mírela usté, qué campanea con los vasos del latidor, ¿tomabas litio?

-No, varoncio, ió me doy con el pinchazo contra-esclerosis.

-Perdón, ió no lo conozía di'antes.

-Enzima, el Duhalde (hagále el dip-tongo, y no le erute, mandamás oprobioso). Déjelo resonar, páseme'l guókman.

-Mmmmh... Viejo Casét de McFerrin.

-Black Bird?

-¡Nó, si vuá sé' Mastropié... digo... Masliah :p .

[Apagón.]

23 de diciembre de 2008

Una corriente discursiva.-

Dame su nombre, Cumbio, estrecho bate el guaso de la voz de tembleque, gramaticalidad contracturada, Jessica Cirio del tabaco en Monterrico, quiebra a los tigres, quiebra a los espacios, todo tu "á", Hispano-Americano, tomo color magenta de cartón extravío.

Dame un nombre sólo el muerto, vela de no alcanfor arde muy suave, tenue, vaciedad-mente, la -mente del cuerpo presente, contrarrima descongelante, arde lentamente, Fogwill, la brasa en el ceniza, indiecito escarba tierras en: terreno de desgaste, Jorge, amor perdido a furia, el almacenero.

Entonces, Piglia, ¿cuánta platita?, sabías de la técnica desparpajada de escuchar, pacientemente escarba, cumbianchera, mirador del Dino, los silos de su -Billiken- terracota antigua, ladrillos desacartonados, los cartoneros se hastían en el quiebre estómago, ¿llegaba la comida?, onda de barrio.

18, tiene el locutor, la gata, la felisA, lA definicióN, la qué mentira, un teórico, el vago quiera un "thing", antropologicemos naturamente su verbancia, ganancia, retroceso, remítese al escucho.

Sabe, entonces, de Personal, que ¿es? Telecom, Ý. Dos llamadas Personal Light tarjeta o crédito "para hablar", o consumís o te quedás enmudecido, lógica perversa de mercado.

http://www.elclubdelapolitica.com.ar/
- dice en la radio, la Debbie, y ese rostro tan escuchando ¿a quién era? Una entrevista televisada, vaga petisa, rostro tranquilo cuando hablaba a través de unas cuantas tomas, "escena", batieron ayer, manipuleo del lenguaje, verbancia lacaniana, estructuralistas.

-----

Te vas de la teoría, querés llegar a la postre del instante, ponés ese tu parte, oís. - El hambre. - Julián con 19, es ese link.

22 de diciembre de 2008

Un asesino más, alguien menos, un link mejorado

Enterate, de nuevo. Leé lentamente, captando cada letra, cada imagen, cada signo.

Melancolía silvestre.-

Después de lo pesado, un crudo y un cocido, maulla mi gata. Escucho la radio ahora habitual, habiéndole mandado un mensajito a Pérez Volpin a partir de su entrevista a Cumbio, flor de niñez/¿adolescías? Rompiendo la gramática, Felisa, gato comando salchicha de su desamparo 3 crías fueron yá, escribo un poco más adocenado, escucho una guaseli que te dice posta madero, durmientes que cruzo en 30 minutos del ejercicio cotidiano, caminatas en que cruzo la vía y no pasa el Trén, y la Villa que pide por el agua que privatizada fué. Fue, y ahora hay canillas, y andá con la botellita 500 cm3 guardando las tapitas, buena onda, sensible la realidad. Durmientes parapetados tapando una entrada, hago microejercicio de deditos de ganas de escribir, de ganas de seguir, de atemperancia que bate la mina ahora, sedación de alcance. 1

Una mujer menciona a su Jorge Gu. que renombrará una sala de por la zona, ponele Carlos Paz, ponele El Centro, quemazón de altura, ese teatro que ardiera por X. - El humorista seguía hasta las ascuas, se me estremecen las pelambres de las gambas, paso a otra cosa.

La fachada del San Martín, del Libertador, el profe cuenta cosas de por la costa no Cañada de... - Microcentro, estamos en varias partes o terrenos terrenor amor, comunicandonós, humor Miranda. Escriben 5 volúmenes de algún que es esto del "Decamerón", se lo presenta, el geólogo que publica, cada vez batía más posta, optimismo a full no recalcitrado, su mano fué. 2

Textitos suavizados por esa microfísica potente, suavidad de alcance, que ya dije, Debbie y un pianista con su trío, y varias tomas, y le pregunto al guaso: "¿qué es?", me dice "MÚSICA" :$, que qué iba a ser, visito el Observatorio, me acerco a Los Patos, retomo Crisol, Batallón 141 de las mojarras del medio mundo y el pán, me miro el morbo.

Crujías y sentinas que recato, humor festivo, te te te te tipeo un verso prosado más o menos, menos más, sin heladera, escribe el guaso.

Y dejo un otro dejo en que caricia es posta de arrebato, y tomo mate, y la Felisa extraña. Limpien el terreno baldío, que se vienen las alimañas.

(INFO: "Guarda La Tosca Records".)

19 de diciembre de 2008

One, Mar, Coz, Dí

mar coz dí 1. dilo en inglés, dilo con la pronuncia De Acá. Dí, One, tu mambo post psicocromático, retuerce el ARN mensajero de tus lujos intelectualizables baratoli, muerde la fiambrera de la tripa gorda en pollo barato, carato, escupe la pezuña radical de tu random house, fulmina con un mero y diametral clik, kaka de póeio, tu sangre de arroz desvencijado.

marcos, dí one, di one, y sabrás tu puesto efímero y pobre guaso circunsatancial, mar, marmita de un astérix psicopateado por su pobre fetita doblada en dos, arroz crudo para el queso de tu menjunje, llora la vaga que disimula si mimbrera espasmódica, te seguiría escribiendo el reviente de la tripa de la pesadilla o nightmare o yanta de la chayra que no te alude, quito la segunda.

guasea la reportex intelectualosa bien por preguntar, "ah, no, el nene, el bebé desconsiderado de su fiambrera, te duele el morbo, un links", osadía que ni siquiera revienta del pùrito miedo de que vuele el Movistar/Personal basurita loca.

chilla la pava, basura el morbo de su coso en qué, qué de la audiencia, qué de lo Dolina el tiro, el guaseli de la revienta la campanilla de advertencia, tipeo un morbo vién' contra lo One, andá, la root, sueña con la root, sueña con una "alucinación antropológica" (basura de La Voz), los llamamientos que se van a la trinchera de esperar lo que no pasó, lo de ser acogido y nó por pelotudo, por tarado, por loquito, por hinchapelotas, echado el guaso a la bandolera.

18 de diciembre de 2008

"Je me souviens..." [G. P.]



Cansancio de comenzar la Anotación (eAnmerkung) a las cinco y media aprox. - Ayer quería entrar a una sesión de diputados en Córdoba, pero su reglamento interno -viene de Mestre- no permite el ingreso a sesión si pelás "bermudas" y ojotas. Cosas de decoro radical, ¿ah?

Me cruzo de piernas, pienso en la vaselina, y me acuerdo de la Nostalgia de la muerte, de Villaurrutia, libro que le regalé a una ex novia -muy mona, ella, y de tres nenes, yá-, y un Mariano "me lo hizo devolver" de nuevo a mí, porque "Cuqueja, Diega" no se lo hubiera merecido, decisión de "Mariana".

La Flaqex, cosa de sexo.

Toso. Dormir con ventilador, ni aun a la distancia, muy moquero pa' la salú 'e la garganta. Beh.

Sé. Pongo una foto, de una chica, tan... Realmente muy pequeña, esta otra foto. Peqenya: darete un poco más de redacción, para tus trés también.

Y la vagueli, la petisonga, simpática y algo tímida. Miento: Ca. Sé. - Ah.

13 de diciembre de 2008

Linking rock... - prohibido fumar: prohibido coger.-


Piedrita vas al pié, tipeo lento oxímoro, puchito base de la Zýreio, Yéssika labé i a, 'cucho la sensa, tenés una frecuencia, concientización del paf en 100.5 fm, pongo la coma, cheClaudio, trincheta la guardada pero al cuore, ojito mail ahí, que cómo a Nis Dadeip, violentaso el punterongui, paso otra data.

Escribo un base al pié de tu mirada, reías/sonreías tan disfrute, no sé por dónde vas, te dejé un link, chiquita, y no sé si nos volveremos a ver, ahora vos también sabés de eso. Saludo, Beso.-

-----

10 de diciembre de 2008

Abstract prensa
















ROYECTO
DE RECONOCIMIENTO AL MÉRITO ARTÍSTICO







El Gobierno de la
Provincia a través de la Secretaría de Cultura ha
entendido que una verdadera política de planificación a
largo plazo debe contemplar a aquellos máximos exponentes del
arte y la cultura en todas sus manifestaciones y no circunscribir el
reconocimiento artístico sólo a alguna o algunas de
estas producciones, como ha sucedido en la legislación
comparada tanto provincial como nacional.







Es por ello que
sería un claro acto de justicia social otorgarles un
reconocimiento a aquellos artistas que aportaron y enriquecieron la
vida cultural del pueblo cordobés teniendo en cuenta que la
actividad artística demanda un esfuerzo creativo trascendental
y semejante esfuerzo merece ser objeto de una gratificación
económica y no sólo honorífica.






Por
estas razones, la actual política cultural del estado
provincial propone la sanción de una ley de “RECONOCIMIENTO
AL MÉRITO ARTÍSTICO” el cual contempla las
expresiones artísticas en su totalidad siendo esta la
característica que lo distingue de la legislación
vigente en la materia.





Los beneficiarios






El Régimen de
Reconocimiento Artístico, será destinado a beneficiar a
las personas físicas que se hayan destacado en el ámbito
artístico cultural de la Provincia de Córdoba, como
creadores, intérpretes o de cualquier otra manifestación
que tengan relación directa con la realización
artística de la rama que se trate.







Deberán tener una
edad mínima de sesenta años cumplidos para las mujeres
y sesenta y cinco años para los varones. Acreditar una
trayectoria pública y constante en la actividad artístico
cultural de que se trate no inferior a los veinte años y tener
una residencia en la Provincia de Córdoba no inferior a quince
años.






Los
beneficiarios gozarán de una gratificación mensual, que
tendrá el carácter de personal, intransferible y
vitalicia, equivalente a tres veces y media (3 y ½) el haber
mínimo de una jubilación ordinaria establecido por la
Caja de Jubilaciones, Pensiones y Retiros de la Provincia.







Estarán
amparados, lo mismo que sus cónyuges o convivientes, en la
forma que determina el sistema de previsión social vigente en
la provincia de Córdoba, a través de la Administración
Provincial de Seguro de Salud (APROSS) u organismo que lo reemplace.







El proyecto del ley
también contempla a aquellos sujetos que se encuentren
afectados por una incapacidad física o mental acreditando la
edad correspondiente y una trayectoria pública y constante en
la actividad no inferior a diez años sin límite de
edad.







Asimismo, de tratarse de
sujetos destacados en las ramas de las artes no previstas dentro de
ramas contempladas deberán aplicarse análogamente los
requisitos especiales de la actividad y/o función prevista que
por sus características que más se le asemeje.







La Secretaría de
Cultura de la Provincia de Córdoba será el organismo
encargado de acordar el otorgamiento del beneficio, una vez
cumplimentados los requisitos exigidos a través de una
comisión ad-honoren formada por tres miembros titulares y tres
suplentes rotativos. Uno por la Secretaría de Cultura u
organismo que la reemplace, uno por instituciones académicas
públicas provinciales y nacionales, y uno del medio artístico
cultural de Córdoba.







Es importante destacar
que para obtener el reconocimiento económico, los
beneficiarios no deberán cobrar un salario de
la función pública, como tampoco de haberes
previsionales otorgados por esta Provincia. En el caso de percibir
haberes jubilatorios o pensión, los beneficiarios deberán
renunciar a ellos al momento de su otorgamiento.












Hipólito
Irigoyen 622 - (X5000JHT) - Córdoba - República
Argentina



Tel / fax: (+ 54 + 351) 433 – 3421 / 22




08:15 hs. Córdoba Capital. La República. Bein mir.- > Tenenbaum, Marcela, Los Redondos, y viene el Indio al sábado, ponele.-

modus operandi en Pozo de Arena, pozos con goma laca, un rastrero, suéname el top, Luis von der Brieder, ¿loqué?, Ese Infierno, vaba el baqueano, tenía un mate, ahora Informa Primero.-

Refresca desde afuera la mañana, Córdoba, republicano acá, en este Barrioli, andá a saberlo, vas por la plaza, llegás al cultural, tomás Lavalle, regresás, Diarrea, Esquina Sargento, trueno mal, ..., tomaba otro matienzo, relajo el morbo, bah.-

Y poso el mate, amargos de mañana, me cruzo a las 09:00 hs., los guasos se recuestan por de sobre las escalinatas, y llevo un tam.

Al que quiere Segura, que le cueste, cabesolis, ¿sabés qué?, á. - Voy desbrewvándome otro matienzo acá, todavía tendría un crédito, te llega tu sms allá, ¿ah?, todo deseo y ponele, gratificación, Geítos y la Gaia que se enmuérdagan, una tritrí canta la Pena, Carril tenés en otros lo' papel, sabésqué!?, pasa la hora.-

Encima, me acuerdo de los trituradolis, molienda granulado en cal, Gdansk ayér allá en la Córdoba, tenés un Grass y tenés un "Valesa", sabés el Premio Nóbel, sabés el Escritor, vamos al muere.

Tengo otro: un Rico y un Ricardo y Rico Tubbs, tuve 3 y 4, son cualquiera, el Anteojito y el Antifaz, ¿hora qvota, eh, varón-cio?, me voy al mazo.-

-----
C -> [...]

Menemato: 1989->...-. - Bate Tenenbaum alguito. Le bal, situacionismo reivindicador. Otrito morbo. Me descuajeringo la tortito, siempre mirar ese reloj de alcance, un rubiotex atriqui, galería norte contra paredón no alcanza, enfín.

Y vá. Llévalo.

3 de diciembre de 2008

Los mercadomagos de la pedagotecnia against Me

Voy a lo de Claudia, donde todavía se están revaluando los cigarritos y demás productos ofrecidos por la almacenancia. CJ's a granel, y la "oferta": Next ó Viceroy. - Pero me voy con el link magiaroli a ver a éste último, a ver qué importante regalo me regalan, y el programoli, inteligencia barata, no sabe qué hacer con mis elecciones no homogeneizadas. "Ud. no puede", me dice, confundiendo poder con potencia (cf. Deleuze|Guattari). Así, esa nueva máquina deseante funca mal, y hay que estropearla.

Segundos después, confirmo: el link que le batí a los Zone no responde a un http:// cualquiera. Váyanse a defecar, tabacaleros truchos.

-----

En fin, pasando luego a la virtud del vicio, digo que escucho delicado y sutil (ja, Mara, ja, Franco) un concierto para violín, compuesto por Paul Hindemith, allá por 1939, e interpretado por David Oistrakh en compañoli de la London Symphony Orchestra, conducida por el mismo Paul Hindemith, grabación registrada (vày sabé qué soporte) en 1962. Andá componer. Bellísimo el violín sonado por Oistrakh. S'escucha cuando rasca, y la de sol no le sale ronca, sino redonda: netamente plena: míiinima (diz un mexican Hippie).

-----
Ahora me recuesto, ahora escribo. Pesadas las piernolis luego de la Cadenza, y extraños los ritmares d'este Hindemith.

-.-.-.-

Tiempo de más, y sobras.

1 de diciembre de 2008

Fucking Fuck You, Fucking Fucker!

Quisiera establecer alguna especie de parate, mente en fuga. Escucho algo de Tannhäuser por primera vez, mi retorcimiento de espinazo raquítideo dorsal 'is terrible', y fumo un CJ más, cansado de que me re hinchen las boléitor. Deseo paz, deseo sábado, deseo que la Rueda de Ixión me deje de tan torturantemente girar así, mal sobre mí, mal sobre lo que cargo.

Noé, pedazo de Esculapio, me alejó. Qué vachaché, querida, te dicen "no". Y un no sobre otro no, y otro más, y tantos. El instante es sí y no y quizá y acaso y tal vez (y tan así, Girondo), sentidos mil que no se me apaciguan. - Comí costeletita grasosienta con puré posta-posta, y bien que lo disfruté, pero no existe mi día ubicuo. Ni Maroli se me conecta, y sólo queda mi "narrar" y mi "marrar", y el Oxitracio claquea.

Cansancio opuscular, me queda, diría el Kuy, un qué más. Ganas, ahora, de mear, ganas de escribir y más escribir y mandarlos a todos a la re contra mil puta que los re contra mil puta parió, a todos ustedes, y a quien suscribe.

Cansancio, pues, de las presiones mil. Porque: 1) la sobreexigencia no es desde el hijo Nur, dijéronme Deleuze|Guattari, reventada toda la ascendencia en andá a saber qué caprichosa esclavitud, y puta (digamos: Walt Whitman, "Celebro el cuerpo eléctrico"), así que: 2) andá a cagar, papito, y vos, mami, no me rompás más los quinotos.

En fin. Ni ganas de revisar el aparetaje, el meandro, los dedos mil que me conducen, rapto rabioso y mogólicamente estúpido de mis reverendas ganas de fumar y consumirme mal en el tabaco. Monteiro Lobato (y no Novato, pedazos de pelotudos dos mil, a saber: JLB y su ahijado, ABC), se van todos a cagar y, a la vuelta, a freír patatas.

Y en cuanto a "la Chole", que se aleccione.

Lunancia de melón.-

Las fm's en Córdoba son un desastroli. Sori, man. Si googleás "Indymedia Córdoba Argentina", y buscás, vas a poder leer un poquitingui más sobre "Ley de radiodifusión". Puesto qué: dicha leyongui, promulgada durante la última dictadura de facto, todavía ha de ser instrumentada po'l Ejecutivo. 1.

'Cucho 94.3 fm, a veces "tapada" por 94.1 fm, cristianoli la vaga ultimandi, no problem, vagoncios, ma', ¿qué? ¿Por qué no sintonizás en "tu casita", sin bardear el vecinongui, que bellas musikelis pasarata, á?

Ahora, 'l Pódiun Nerlandés: ponele que chansoneen en deutch, dutch, o lo que diantres reviente, un pop buenongui y dulce, rapea lenta la vaguex, voz gravoncia como la de la BB hará unos años con el Delón ese, qué vachaché (¿qué: te acordái, ah?).-

Y la vagoli sueña que sueñera, la de las 3 crías 3 (x2 y...), qui'hablo d'ella, y vá.

La Fonoteca de Radio Néderland, la música joven pa' todo'l mundo, un pop, un pop, un pop, tschá.-

'Tonce': ¿cuál dramongui? Si'hacía de'inventar, buscábala la bala a la manzana d'aca para aparcar más allá da balanza, cama d'Alhambra; andá...

Encima, ahora los nietos orean antes que los hijos, pulgas al empeine...

25 de noviembre de 2008

Improvisando al pié.-

Son todavía más: los guasitelis adormidos en fiambre de Termos-Pilatos encadenolis.- Caricia la estación, ponele, el morbo, ponele, el descuartice, avanza The Mars Volta como la bolangas inferno/adormecida, sopla todito tu Simún y cái Religo, cortes a tu viandada, decetro dimanado, imago velatura en ristras, ajo de alcance.-

Bola Simún, se corta el morbo, cualcito de tu cuerpo, pucholis a manosalva, humax en goce que es tontotal esa palabra, pongamos, el disfrute, pongamos, el asombro, pongamos al gordito borrachongui de Sócrates, no Onassis.-

Bola Simón, la Petra adormecida, tomo mi Coca-Cola sin pronombres posesionados, atribución de sona al qué que no es al frente. Memoria ortopelax, chilla la morsa, chillan las baratas, las caripelis se me estacionan como un simún de alcance, que ya dije, borromeo veloz.-

califas enrejadas, rejilla de ocasión y marzo, sopla lentejas el alicaído estuco, mirándola picada la diadema, el sito in Morse.- imanes que abandonan al-Ándaluz, que qué se decirá, tomá tapioca, colonialismos perfumados en el rojito Brésill, suda la gota en parietal derecho, pero perdete la ortografía iá, la teclamen, dijo McLuhan que los errores comenzaron al comenzar la transcripción, fijado el tiempo, por, será?, desanudado el morbo, suelta sogas.-

ficciones e interludios de la sequía: la que se viene. já.-

24 de noviembre de 2008

desde la Rep. con humor.- (ponele)

Calorón absorto de la lengaña 'abscondita', corría la efedrina a los mexica, los cárteles, que le baten, tiran los términos: 1.- "droga" y 2.- "truchos": simplificación de la circulación de materiales.- á.

entonces, la "oposición· habla de lo Caracas.- hay un chetolo Timothy H.-, tomá otra letra, alimentos "prohibidos".- b.-

blablea el lenguaje Clarín [0], tongo de alcance.- tarifa de los taxis, la votación, los amarillos luz rojecita, que capturan viandantes apenas los ven desesperéitor, fin de més. ć.-

me tomo un pokito d'agüola, la provincia subsidia a los privéitor, y pŕ?, las fiestas, la preocupación y la incertidumbre de los anuales, oseá cristianos.- d.-

volvamos á.- truchos, drogones, volvamos a Fabrico cuero -> "el pueblo argentino"... -> que cada vez somos más chorelis, drogones, vagos, matufios, trafiqueros, cuervados, borrachenguis, y toda la decadencia, ó-acezinos.-

b.- l'aceituna, á?, d'í ánde hái venir, desempleo segun el PEN, é, empleos nuevos estanquéitor (?) en crecidola.-

f.- ya te perdístey?

g.- h.- 1/8, agua, cétera.-

[0] http://www.clarin.com/

22 de noviembre de 2008

ya se sabía de entrada el avance en -> TOTAL...

embicharajeado a mil, comienzo el morbo. me asié, me desací, si me deshice.-

me duele el esternón, que se me hinchara, decía el contumaz de la Italiana.-

calor mediante, trigo del ordeñe ínsito, Claro pronuncia pleamar y soles, muero para morir, huesito amargo, rasgos de la sal.-

si pies hinchados, cría y desazón, música tecnito, Marcela se contacta, tipeo contumaz como todo lo que no te dije, mosquito - sillón hermético, colchonácea de los desajustes, pipí gatita, tipeo el esternón, y me resuelvo.-

en por ejemplo el respirar costeli, costeleta a tu derredor, tomá -> Cadenas de Markoff, lo previsible, pela la drosophila melanogaster, carroña contumaz y huevecillos, incuba amargos.-

así, me tomo un mate, pongo pava.---

'cuchando la Radio Mitre:

y el fuego en flor de las pibertas úblicas, tan pituquitas ellas, pasan con su candor y su sonrojo en gallardía, lanza en su interior, ristre de enchalecado cuarteado mal.-

eruto, regoldar, el miriñaque del que hablábamos con la Maroli, Don Quijote en conseja a Sancho, cuándo engarza juiciosamente los refranes, cuándo de repleto.-

como la generación del '98 acusó, España ya no tenía más colonias, solita se quedó la Madrola latrocinio Patria, ponele las llamadas de los $0,23 que te redondean en los $0,25, monedola que recargan y redistribuyen.-

pongamos que el guasex sea Friedman, Jorge (no terrenor el morbo Impulse) me la comentó, le batió "anarcoliberalista", años '80, Reagan, Tatcher, los milicos, reorganizaban el domun con mejores armas, lugarcete putongui de pruebas de calidad.-

después de los '90, quedáronse los guasos más en pelotas todavía, por esoqui de la dependencia, ponele Perón, ponele independencia económica de la Nación, pero nó.-

ponele que el Dorados de Massalin Particulares S.A. sea "cigarrito" y no "cigarrillo", ponele que redondeamos, como fumadores compradores, el precio final al cliente, pa' que no salte la Infla.-

Vay' sabé. ponele que gastamos y gastamos y gastamos, y simplemente escribimos, dibujamos: como el EPEC de acá de Córdoba, redondeo pa' pagar cuentas y deudas y saldos y remates, la nezesidá.-

ponele, no le pongas. tipeo el trole, pasa la carancha, infierno del inferno en Los Infernales, calorón bárbaro que se nos viene A TODELI con la deflación de la capa oikonómika -meli -> desacato.-

en fin, el Del Misier es un cristiano.---

174.- ritma tipeada

tímpano de la sal, escucho una radiolanga, lógico, una Rolling Stone, notita de octubre al Flaco, foto del que no pudo ser: ahora. - seguimos dando toscas a bailar, caminito de pedregullo, inscripta la amenaza de la fiebre amarilla, el paludismo, el morbo.- Queremos otras cosas, quieren (Uds. o Vos.), canta la Prieto, el flaconci anduvo con problemas pero salió el fetito, el tío, bien, sudó la gota fría.- teletipo de una cosengui sin armadura, calzoncillo slip negroli y remera de la Nazca, dona cuñado o lo obligué á, quévachaché.-

fumo mi buen Cj, googlealo y acrecelo, mido tu talla lisa, groncha de Japón al morbo, hacinamiento y tecnología, mano de obra bien hábil.- ºº se tipolino topolino tempranamente, tipeo de ocasión y mármol -> "marbre" -> árbol, sigue escribiendo.-

el César según Astérix habla en 3ª, volvamos pues al yo, escucho un Luis Miguel que se estremece cuando calienta el sol, toda la vacación que los políticos nombran así a la no remuneración a cambio del trabajo en verdad efectuado.-

tengo las 13:03 hs., Córdoba en esa franja, hablaban de polítca, pasos, ritmas, botón del voto electrónico, tipeo "morbo", destipeo las comillolis, rima la sangre.- - Guillermo Vilas, viejito pelo largo que se juntaba con el flaquéx, Spinetta en English, andá caza'lo.-

afectivo a la lucha.---

-----

noteli pa' los medios:

locura organizable, comején vencido, ritma de sala la luz, ritma la voz del que noticia, da la hora o cuarzos, mecánica de la compostura.-

'cucho la Mitre Córdoba, Banco Galicia bate un gravoncio, dá el teléfono, mosquitas que me habitan como gérmenes, germen barato, Nano que te comenta el futuro inmediato, tomo mate.-

tendrían que instalar de predeterminado en el Firefox 2.0.0.14, de una, el corrector ortográfico para es-ar, y por qué no, máquina humilde, sólo "lo justo y necesario", como decía Menem -> rheálmente.-

pero el guaseli s'escapó de ser juzgado por la bombillas de Rió Tercero, ¿y es juzgable o nó? Juzgable porque: 1) ¿tiene fueros?: pedir el desafuero; y 2) ¿es ciudadano argentino todavía?, ¿ya cosmopolita o se radíicó en otras esferas? - Como diría el texto: Quaeritur.-

Entonces, humildad a lo Popper aclarando la ironía socrática.- á?

20 de noviembre de 2008

susteli suspicaz

vagancia ínsita, reclamo por Tacita, noche de plata y la febrícula al pié del morfi, reloses de alcancía los GPS, 'tico 'resistent. -> Total = nadongui (ufaldre)...

notita la guaseli, orto mediante

cucho la militancia de lo guasi, ordeña (como qu'estación), saqueo mil de todos los hechitos húmero y fémur, la mal'osamenta abandoneli a Pampa, cebaba el cimarrón, sí sí, Hernández habrá fundado La Patria -> según "quién". á.

villa 31 es el lugar, el enclave o el datito teli mal de lo que manda, resistencia es resistencia y vá, ministro de justicia y Macri, el guaso mil. b.

habla en el cronograma de pagos de noticias otro guaseli que l'aclara, el político que administra tu ganado, el retórico de todos los abogadelis, digamos qué, revienta la estación, revienta el vientre, tomo mate.

entonces: el teclamen o la arrogancia, liesón obligatuar, tipeo el morbo. cruje la vagomancia de los llamadelis a Rolón, Belén la Castellino, la rubiongui, capaz que era de un tanongui, manda la caja.

fumo un CJteli, tomo de La Hoja, y tengo una Andrecito de reserva, donaba el tío. visita de ocasión, perdía Escocia, Maradonelli, el vago, el esforzado, el sueño del pibelli, risas y más risas, tipeo el quark.

nefrega una ocasión, desplante de toda la tu mil, minón un vago, gusto el esto de escribgir, tipeo la postura vagancia todo tipelli (cfr. -> "tipeli"), y el agrio de los que el "talento" -> don.

enfín, tipeo el gronchi, no tenés tu tabique totalmente derecholi, locutora la guasex, cuerpo admirable, ya'están peliando los chiconcis, se capacita la vagueli, el inglés es el poor flower o favor de ocasión, oh my good, fucking bullshit. "fucking fuck you, fucking fucker", very really good und gern expression for the crazy people, chau, me voy.

19 de noviembre de 2008

melancolía en el presente

cansancio ocuspular, moleri el fango, escucho Mitre [0], de la radio, busca link. lo escucho al morbo, voz cascada la lenta y rispidosa, Correcaminos acusa un morbo nuevo de sufrir, o chistecito cariacontecido, porque te aclara, y los que se enferman, ¡oh, pobrecitos!, te desventran de un pisotón, gatito deforme, apartado por la Felisa, que madre fué.

saltón un cabrón, tira la bronca, pobre la poresoli villa, la vía, la de los guasitos y las minex reventadasas, pobres y pobres, y hambrientos, drogadonguis, desventrados Biafra, ¿sabías vos, acaso?, habla Mirol de la Villa, como entelequia acaso.

Cansancio opuscular de la mirada, rabioseli el viejoli que la canta a la bronca ahora, pastiche en fax, y Charly hacía con conciertongui con comienzo de La Folía, ¿te acordás, flaqoli, el piano a mil, animalazo el todo, pusiste la palabra, el cabo a rabo.

Cansancio de que Charly y el esfuerzo revirado mal, salud a la Epumer, y acento el congui, y pasaba esa la Sol "con sus senos aaasí", contenta la señora de que el guasito le pasa la datengui de Defensa al Consumidor.

El borrador: testigo. Borrones, cuenta nueva, anotaciones, tipeo el mil de tu CJ [1], propagandoli mediante. Prendía tu 3 patolis [2], pedito en puerta, tango y milonga, tango con un chelari de aquelloro, violín al pie en rhispondi, bandoneonaso el morfi, y canta.

Esa mujer canta el tango -> Uno. Desafina un toque al pié, joven ella, o vieja yá, y Mirol la va diciendo.

Cansancio, entonces, de la produ'tividá'híta, y se que viene la neo langue de la quelancia ñoqui al pié. Veremos qué termina. á?

[0] http://radiomitre.com.ar/
[1] http://www.tabacojujuy.com.ar/monterrico.htm

14 de noviembre de 2008

Plusvalía de código: la mera neta

Monki Póuet trabaja por la espalda. Rebautizado por The Red Neck, por fin en pampa, destroza a trozos mil su máquina, mor de la comprensión. Decir: reformatea el disco duro, las cuatro particiones, y recomienza con un gNewSense a full, zero.

El lío fue tremendo, pero pudo dormir. Machos de atrás lo apuran con voz ronca y endulzada, y trabaja en un cýber windows de sus juguetes, escucha la tele en fondo, barcito de estación y coches. Calor en los caminos de la República, microcosmos expandido en pos de la ciudad mayor, de La Mayor, de Andrómeda.

Preparan un café, cargadito no por macho sino porque es sabroso. Periodistas de Radio Mitre se conectan y desconectan a antojo, y transitan información, lucro cesante.

En fin, algunos datos. Tendría que poner otro sistema, ma' vé' que me gusta así. Beso mediante.

13 de noviembre de 2008

Pastisch

Asperjación nítida. Comunica una brazuca su lenguaje cuerpo redondo de flojedad, naturaleza piel butominosa.

Miro la pava abuela, mate de la tía, tomaba una Levité de manzana, estación servicio de lo camionero con woki toki. Otros dos llegaron, conversaron, me calenté, me las piqué, si no, ¡sabés el choque?, habla Marcelo, sindicatos que ayer dijeron, no convertibilidad, sino... corporatismo, ¡nouvelle parole!, y me chirrió.

Me cruzo de las gambas, peso retorta traducida acá, medios y miedos, justa duda.

Descrujo la rótula derecha, preguntas de afiliaje, conversa ahora. Una chica que maneja sus propias AFJPs, reorganizan el mambo de la platita, platita, cotillón deu hueso, los jubilados violentos que Cristino me legó de morfi, laburan cartoneros en la nouvelle de producciones textualizantes.

Entonces, querido, ¿serías tu capaz de adaptar/adoptar lenguas de otr@s?

12 de noviembre de 2008

Al revisar mi primer post a este blog

Recuerdo ese estado de escritura. Soy el mismo y no: más afilada, menos verde (menos verdosa) mi lengüita, y el idiolecto de formación.

Suena "Madre en años luz". Cassette del "Crónica" de Gastón. Maravilla de sonidos que nos rescatan.

Escribo en máquina escritoril, y escucho música. Cigarrillo apagado pende de mis labios: ¿lo dejaré? Por fin comprender qué es lo que se opone a 'transgredir'. No las diversas leyes, sino acatar.

'Éste es el hombre de hielo', Marita. Mi mate es hoy de La Hoja. Yo auspicio actualmente esta yerba, al tomarla, al caminar con su paquete en la mano por las cuadras de mi barrio.

Mercadotecnia despiadada, el goce de contemplar el sufrimiento del otro, para establecer un mandato, por eso de la necesidad vital: pujas de poder (Guattari|Deleuze).

Notex

Tiempo para pensar: para desglosa pacientemente todo este más que tremendo 'columbarium'. Muere una paloma, revienta el hígado, marionetas -entre ellas, una Callejeros- reaccionan de asco y espanto, y yo las vi a ella y no a la desventrada.

Venía cantando interiormente Fabi Cantilo, "Hija del rigor". Más que enamorado. Apareció Chico Buarque en mi mente. Cuando lo del desvientre, tocaba el timbre en lo de un amigo; y cerveceamos, lujosamente al principio, y en el "peor" de los pubs a la hora de los postres, amargor.

Ahora escucho que Sebreli -según Radio Mitre- dijo que el Che era "un idiota político". Como Cristo, según Nietzsche, en El Anticristo. La gata está echadísima, preñada y aplastada contra el suelo. Habla un síndico o que sabe sobre ello, y presenta su versión de una teoría más. 'Columbarium'... Y el corporatismo, como el del asesino de García Lorca según Ian Gibson.

10 de noviembre de 2008

Cordones ajustados

Estaba desganado, sin plata, y en Córdoba llovía lento y tupido. Por gastar algo de la poca plata que tenía, me compré una Playboy, que resultó ser la del mes pasado. Cerradura acartonada, invitación. Vi al descuido que las que participaban venían de Facebook. Así pues, pienso que cualquier edad es apta para interactuar con la tecnología; de hecho, bien que mal, todos lo hacemos (por caso: la escritura).

Mi gata está por parir. Creé un hornito/bonsai, y ahora cuenta la espera. Si no muere, regalo gatitos dentro de mes, mes y medio. ¡Qué graciosa que será la Navidad! (Bah...)

En fin, espero tener guita pronto. El gaste, por estos días y hacia la propia persona, es abrumador. Me acomodo la espalda, pienso en caminar. "Y hubo tarde..."

Accidente sin víctimas

Qué sabe nadie de causas... Que el choque no se haya producido se debió, quizás, al azar y la fortuna, cosa que se colige por las huellas. Nadie salió ni siquiera lastimado (la emoción va aparte). Fue un bache tremendo, señor Giacomino, en San Jerónimo y Sargento Cabral, y una llanta quebrada en la rótula.

Una familia -madre, dos hijos adolescentes-, aturdida pero no contusa, se alejó tecleando del lugar. El remisero trucho cambió trabajosamente la rueda por otra, gastada, lisa y vieja. Antes, casi se estampa una enduro, con dos tripulantes sin casco. Yo fui testigo.

8 de noviembre de 2008

La destrucción del autor

Fumo mi cigarrillo intenso, llaga triple en el meñique. No duermo, prácticamente. Veremos: ¿qué vidriecito de lengua terminaría por acabarme? Bostezo/esbozo, salía el sol y llovía, y pasaba lenta la nube gorda.

Así, la soledad. Así, la dura sequía. Así, el yerto que muere en pie.

Haciendo fiaca

Escucho decir que todos los delitos son punibles. Pedazo de potencial, haría falta. Sol que quema firme y candente, de olor a pata y cansadito por el esfuerzo laboril, masco un Trident riquísimo, cosa de dejar de fumar. Todos los delitos son punibles, sí; pero qué pedazo de control permanente...

Y lo desaforable... El estallido en rayo de la niebla. En fin...

7 de noviembre de 2008

Plasma de cartón

Qué relajo la prosa. Poemas son esculturas, o esguinces, pero la prosa te permite desligar sonido de sentido. Prosas abigarradas, como un gran panorama frenético, también las hay, pero la prosa, cómo decirlo, es el desgane. Relajo es término de Carlos Fuentes, claro.

Escucho también la radio, esa Mitre, y son las una y media, como quien dice. Charlan sobre cosas de Mozart, pero al pasar. Escriturancia de terrateniente, de oligarca, reviso omnímodo otro soplo, y pienso en las pasturas.

La prosa, ahora, permite la distensión siesteril y pajuerana, calor de Córdoba tremendo y agobiante. Y eso que estamos a noviembre.

Me dejo conducir por una cantilena de arroz y liendre, y vuelven ellos. (Ellos: los conductores, los que se relajan, o que también crujen, y cuentan cosas.)

Boceto disfuncional

Qué resistirá/ cuando el arte ataque...//


Pedazo de temita, médico mexica dilatado, carita de no ser, rostro en el "incomprensible" (tan afrentoso), ni siquiera pudo sostener mi mirada, se me solapó al amigo, que lo bastardeó como buen 'red neck', daba cátedra con pizza, mexica ostentoso de su pinchila sudada gay, ni sorportará el infierno de que lo escupa, crucificada ciencia.

Encima, lo recuerdo y me vuelve el vilo, mer diagnosticaba en vivo, sorprendido por el caso, y yo le iba diciendo: "pará, cabeza, acá no, que me estás rugiendo mal al oído", y más se interesaba, el objetivo virtual, basura de la imperfección.

Descargas aledañas, tendrá su tesis, pero yo lo lenguajearé de a ojos vistas, pobre cobarde y cretiño. Sí, de un médico mexica hablo.

6 de noviembre de 2008

Pasajeros del tránsito

Por imposición primil, estoy aquí, muy hecho a la celeste. Zafaré del compromiso, veremos, o claudicaré en el arranque. Escucho Julieta Venegas (si así se escribe), voz que la tiene clara. La letra a veces falla, por idealidad. Depende, claro, del tema, orden y toda la porquería. Pero tiene un arrastre a tono muy magnífico. Veremos, repito, lo nuevo.

De pronto hago una pausa. Sequedad desierto calcinante, calcio de sal y litios de moneda. Frío o pulsor que pasa el compact.

Días de borradores, lenguaraz y violento bien. Reviso errores, claro que penosamente, y digo: "la correctura, ¿cuándo y cuándo no?". El diapasón de altura es terco y contumaz, qué vachaché. Signos planteados como un incienso al que habrá que regar. Y escriturancia, la rancia, la benévola, la dura.

Luego de los tres amores, se viene el qué. Qué de la duración, el qué de impulso, en fin, palabras. Al Norte gana Obama, hasta lo que yo sé, que no es el caso, y hubo aliento tribuneril para ese lado. De Belgrano seremos, celeste o contusión de los izquierdos.

5 de noviembre de 2008

Borrón de apariciones

Chanchita con cadneas, reconducido el porte, miro veloz giróvagos detallados, rima de la tu cierva, y pienso en el lenguaje como estoque, y busco dalias. Ritma feroz, paso y escorbuto de lo febril que no callé, la gata se relame en su ternura. Pocilgas adocenadas en que gente está, barrio de ser, ladra un meditado su colección de estampidas, torean a la gente en el mundo, ¿serás, real, así, como indefensa?

La gallardía o fuelle, la esquina de tus erarios de lo que sabemos, la confitura teucra y relapsada que confiere a manos llenas el hechizo, todo lo detendrá. El pistolete o pesadilla de los buitres.

Entonces, como media que no calza. Como calzón de espuerta. Giróvagos, entonces, la reclaman. Y la llanura.

4 de noviembre de 2008

Notex

Juegos, y la sequía. Escucho un sonismo áptico redondo, interesante, y no me decido si a contemplar o redactar palabras definidoras. Insomnio corporal, evalúo el uso y la disposición de los medios, y la conectividad emocional.

3 de noviembre de 2008

Esbozo sobre Wagner

(Ahora, el freno. Ya no poder decir lo inmediato, sino tener que pensarlo, que vigilarlo. Cada frase, en ese sentido y entonces, es una piedra, un estorbo. Punto seguido fatal, coma traicionera, prima la duda.)

He puesto una selección de Tristán e Isolda, por Baremboim. Música excelente, grabada bajito, como mucha de la música clásica; y hay que subir la perilla. Voces increíbles de lo nítidas, orquesta espesa, consistente, y una continuidad, un avanzar de "la materia sonora" (dice Spinetta) hacia un más allá todavía, un poco más allá.

Frases inmensas, sí. Continuidad y saltitos, detalles del argumento. Esta ópera sí puede ser escuchada sin ver la representación; mucha de las italianas es como lavada, insulsa. Como dulzura continua, lo de Wagner, que no puede empalagar, que extasía.

A veces se piensa en la música occidental a partir de su historia, de manuales. Enumeraciones eternas, cada elemento tiene igual valor. Y es justamente cuando se ahonda que saltan las diferencias. Wagner es grande (más allá de que componga para la grandeza), pero como lo son Bach y Brahms: ineludibles. Aunque Wagner, en menor grado. En todo caso, elabora planes gigantescos.

Recapitulación

Desinflado, agradecido, joven. Frente menos del cansancio de elevación y alcance, cuerpo que pasó por el desierto. Mahoma supo de la fiebre austera. Yo miro Córdoba como un increíble enclave de subitáneos mil.

Preñez Felisa, me acuerdo de mi Nala y Damayanti y me pregunto si es así; si, pese a todo, sigue siendo así. Como una inspiración, y el garetear. Fuego que insufla, la vieja frase.

En el oasis, cotorrear con extranjeros es un hallazgo inmenso; y no te confíes, que el último truco es el que más vale. Guerra de Falklands, guerra de Río Tercero. "Violeta es el color de tu flash, violeta es el color en tu espejo de cristal." Como un mosaico inmenso y degradado, agrego datos para la lenta comprensión.

(Como un respeto nuevo: sonriente, no sonreído. Gente que es cancela del aroma.)

2 de noviembre de 2008

Boceto sin descomposición

Sacrificios para escribir: péndulo del sentido. Algo que elegimos para nosotros, para nuestro ser. Y cuelga la rutina, y vacilamos tras el dolor. Luego fijamos un norte más bien transitorio pero que permite la continuidad. Revolucionados, amamos nuestro verbo.

Más allá de lo cual viene el ángel. La transparencia en el otro. Y casuales y desafortunados, ponemos nuestra piel al hombro. Y yugamos.

Música de la densidad, San Cristóforo muella un desahogo. No demasiado visceral. Íntimos del desconcierto, intensidad en que escanden al desgaire.

(Discos que reviso con el 'serenus', cajas carpinteras que los almacenan, tiempo de caminar los frutos. Felisa me crisó la taza azul que me entregara La Mayor, y me sacó del sueño. Tarea que no es noble ni persistente, anotación que quiere ser direccionada.)

Así, convalescencias sin abismos. Toso mi pucho al muelle, ventana abierta tras las cortinas, y pienso en un hermoso poema de Castillo, sobre Dionisos, que aparte es verdadero.

1 de noviembre de 2008

Ensayo de reconducción

Ésta es la dureza gorda, la redonda; la de los visillos como contraluz y suena: de filo la guitarra no aceitada. Éste es el pensamiento de la demasía, pleno el sonido por los poros de quizá algunos éxtasis, la penetración. Y no la esponja, virtual equívoco cortazariano. Ésta es la luminosidad y el calor terso del mediodía, fosforescencia quitada, y velos.

The deception of the thrush, que de eso estoy hablando. Como la música es subjetiva, la narro, de algún modo, para prever viajeros.

Manejan los volúmenes, estos instrumentos eléctricos, a la perilla. Lástima que los acústicos, al hacer sus 'crescendos', cambien de timbre. Es imposible saber cómo se mueven, tal es la gelidez redonda y agradable desde la cual tocan. Videos revelarían el asunto, y más verlos en vivo.

Ésta es la idiosincracia del calor, del bajo, digo. Ésta es, aparte, una toma de producción, para canalizarla en Córdoba. Y que viajeros opinen mi acierto y desarraigo. Tomas de allá, reduces y conduces. Cultura es eso.

Pero es posible el ángel

Escarnio que en el disecarse se prolonga. La pieza de museo, rota, posa en la tarima giratoria. Mundo que cuelga morosamente, silencio de la sala de exposición por la que nadie se paseaba. Exposición, apenas sida: rescatada.

Escarnio almacenable, transferible, cuotas de escarnio. Rotulación que exige esporas. Diseminación de un viejo gesto, el selenita de sus subitáneos ejerce la significación, mal que mal ni que le pese a quién. Pese de los auto reproches, cantilena súper abusada.

Goce sin sueldo, este bandoneón y su armonía me reconducen al ángel de la onomástica. Pienso vacuno, pienso como perros que huelen perros: visitas a no alcanforar. Bombas intraemocionales, viraje armónico. "Cielo al revés": y se me eriza el vello.

(Horacio Castillo publica Tuerto Rey en 1982. Anoticiados silenciosos. Contra esa vulgar habla sobre la poesía. Caracterizando: la básica chabacanización de algo tremendo, descreídos. Poco respeto por la propia práctica.)

Mate que me medita. Primer lugar del mate, el termo; segundo, el paladar y no el buche. Ciclo del agua. :p

Nota

Piensa en sus cejas, abajadas, cosa que significó un fijo dolor de frente y localizado. Agotamiento escrúpulo burgués, la noche de la música facilita la reflexión. Y así, súbita, la idea de que los medios de percepción son a la vez nuestras vías de comunicación le sorprende. No sabe cómo continuar el desarrollo de tan sorprendente noción, pero la anota. Spinetta suena muy dulce, así, al pasar.

30 de octubre de 2008

Búfalos sedientos

Mordiscos contra el rebozo, bucito mandamás. Preñada y observancia, pía como el alcanforado reproche de la doguito en bolsa 'e papas. Colijo más conturbernio de verano, agita ejemplos como escarapelas florales, colisión o de la segregada, la sudoripada del otro choripán, desguace en andas.

Sonido como la masa o grumo de Hermana Sista en qué, y qué de monedas que estoy oyendo, repimporoteado el poroto, pos del pasamanos, siembra veloz en que "los juegos del gallito" hacían. Cronometra el elixir, mira cigarros como a sus Lezama Lima, solo de sol en ristre de percales, variadas las alícuotas.

Inmiscuidas del no yerto, yerra la nota a fondos y fondillos, se desfonda como el vientre en plásticos de cristal, extracción del filo en la explosión, Río Tercero es vasos dinaminados como que contra el cuerpo, discapacitado y andas, y muchas andas. Pienso que el sonido o rojo puede, potente él, parapetar acotaciones y no desmán, desván en que galaxias, raro verbo, aconsejan nada, conducen nada, se extasían en nada, sondean este río pedregulloso, andamio.

Subo el volumen, veo lo mejor, expresionismo es fiel y contramedia [sic!] de ángeles perpetuos, molusco que aminora la sinapsis, miríadas y mandobles de papel como la cachonda, metal en el portón color de las bovedillas clinamen, "y así aprender a dar luz", colmillo y Cormillot de tu deseíto aroma, fumo vizcachas.

Así, ignorado en esta desazón o crujiente (que no gradiente) como ningún cristal nocturno, insignia de estallido, decompongo la verbalidad irritadora del manierismo contemporáneo o flor de lino, versiones desacompasadas de un fieltro de galán en andas, minuciosa y trabajuanlejeada oficiosidad de La Cana que llevó, mor del temor.

Pastillas desacertadas. Música relapso en el sentido, "aunque se piense en tu luz", milonga que descampera al abrigado en ciernes del vendrá, y pienso en las junturas ancentrales, y qué inmejorable es este abono y sanfonita de los chinos, cierre relapso.

(Ceniza cae al vuelo. Mate violeta de su contendor. Y no es que esculpas: fragmentos e irisaciones del vector en que colacionamos estafetitas dentro de cualquier medio o su préstamo. Ninguna mañería. Todo lo raro.)

Y la amenaza

La pestañita y quiebre, mola la Molly un rato, me descuajeringo el brazo de escarbar rescoldos acaecidos, o los de acontecer, sucedáneos o morbo espasmo de un tejemaneje telar que no es fingido o trabajado, pianito dodecafónico y Tony Braxton, meditación alfanje que esclarece. Es, sí, disquisición de los instrumentos o filosofía etérea en jazz, conversación no ensordecida y alcance daga sonriente, bromitas que la pasma pasajea como el insulto con diademas florecidas entre tirsos o medallón melón.

Molusco denegado, el viaje, pienso que espera y desespera en saloncitos chic del hastío numerado, entramos a Alfonsina y el desprecio, Melusina oxímoron recargado. Para acomodarme la clavícula menstrual la exanguo a medias, y viboreo como furgón de muertos, y la chancha o RAM, es muy extraño el viaje en que nadamos, miro el espejeo o cadencia insigne que desacierta en elegir, y las chicas también.

Tomo mi mate en cruce, me desorienta el track de los sonidos subiendo la balanza, mariconerías acusadas me hacen sonreír, bastón y muelle del balcón en que figuramos un inexpresable, caricia acontecida como un cinamomo botón, los miriñaques son alfombra en tedio, aparte pienso que la desoxigenación barata del sentido es como que un alambre o vaca que se faena, para más meditar, cálculo previo.

Borrón que cuenta la novedad de que la sima es alce, garrón y despedida, alcanza el plantío a escanciar una gaseosa de lo elevado, Braxton tiene un largón que hace chillar y más medita, le saca el jugo a lo que fue hace un ratito, vuelve y conversa con ancianas, carillón de frente, y percibimos.

Palos borrachos como la alienación del cordobés que pocilguea en plena rúa, bañado el esternón en fuelle, pienso barato, la vaca y sensación, pasa otra mina.

Cuartilla almacenada en pos de la ocupación y despiade, pía la morsa beatle que aleccionó a manojo y mordedura, rincón esclarecido el tedio de la irritable pestaña. Baroja confundía ser y examen.

Rezongo malicioso y posamar, mar de chirolas, el fiambre, fútbol.

29 de octubre de 2008

Esfinge que traduce

Adivinaciones, y el futuro. Miro sencillos que colapsan como el esternón cuadrado, me desfiguro suavemente en pos de la marioneta de un decir, escrupulosamente ausculto tareas incandescentes y que se agitan en desliz, pesadilla mantenida como una candela que, extinta ya, recoge del río un doblón de muertos.

Vocifero letárgico el atuendo de una rosa mosqueta que desanuda su chancro contumaz, me colaciono como estafetita dentro de su escarpín oxidado y pulcro, me inmiscuyo con las fuentes del saber oximorónico de lo padecido y, mala garza del volar, vislumbro una salida al arrecife de amores que, como medallones escandidos por mor de la ventanita del asco, fueron llagas: y la sal.

Mis rodillas adolecen de un tumefacto de la siembra (flor de imagen), mi posapapeles se estaciona contra la lisérgica actuación o bulón desguarnecido en andas, monemas monerizados como los crisantemos que, dije, tenían ese típico ojal o escuerzo que los memos anuncian. Beelzebub, imaginario y vomitado, ídolo ventrudo y apaciguador, el Buda de los mil finales cada día, resúmenes al recostarse.

Cuando lo milagroseado o piedritas que lamí, cariátides de ocasión que el fulcro impide, se perdieron como otro Hansel y Gretel que magnifica las máquinas deseantes o P. C. que se desvencijó, salté fugaz, como un perro y su helicóptero. Cuando esto confecciono, las niñerías galanas de todo lo que medité entre pastillas muerde como algo más lo real. Cuando me acomodo la espalda, che, me siento transitoriamente mejor.

Así la garza. Así la grulla, y su desquite. Arpías idiotizadas por el escalpelo de un goce, mi muñón de todo lo perdí se resiente. Mojigatos, paso crucial, escampan. Tarea de dromedarios cerrar la muralla.

28 de octubre de 2008

Postal

El hombre quiere hablar. Es otro viejo: pero no es el Tío. Apoyado en la reja negra y sonriendo de compromiso, el Tío escucha y ni intercala. El viejo, anteojos, pelado, desgarbado, deslucido sin llegar a zaparrastroso, quiere tirar mierda a la guerrilla de los setenta: lo veo venir. Y lo sé porque ya me peroró hará cosa de dos meses. Le tiro bocadillos, lo miro con una sonrisa franca, distanciadora, cruzada de brazos. Hará calor en Córdoba, más allá de la brisa. "Los asesinos que están en el gobierno", dice, sugiriendo, y luego dando nombres. Quiere dominar al auditorio. Pero es un mal retórico: el Tío escapa de la vagorosa perorata pretextando luces prendidas en el galpón; yo lo sigo.

Añado un emblema más al viejo: quiere ser un nuevo Sócrates. Pero suda sus malos libros. Se define como memorista, y bien se huele en qué anduvo husmeando. Viejo del descontento trasuntado en apacibilidad irritable. Ya lo he visto antes, él. Sabe un poco manejar las palabras, pero no le alcanza. La gente se le va: el público no comparte -se indispone, más bien-, y él no sabe hacer que se lo aplauda. Así, viejo, desvencijadito, más bien ruinoso, lo percibe, y se da vuelta, adusto, quizá ofendido, y se va: en busca de los oídos apropiados, - que nunca encontrará, esperemos.

Hacerse del barrio pasa por conocer el habla y las quejas de los viejos. Memoria a veces Gorgona, a los viejos sólo les queda la palabra. El Tío practica el arte del silencio simpaticón: como la devota de Flaubert, pero en descreído. El viejo este destila, no exactamente veneno, sino rencor impotente. Y lo hace saber. Y hasta la muerte lo hará saber, lo hará notar, se va a hacer notar. Y nunca escuchará: ni siquiera a los pocos libros, que repasa, febril; aquellos que todavía no vende, vaya a saber por qué fijación. Algo que mascar, me digo.

19 de octubre de 2008

Lecturas consistentes

Las ocho y media, acá. Felisa descansa en una de las dos sillas verdes -muebles de estancia, cinturón verde, partimos heredando ligeramente-, y medita su preñez primera, y no maúlla. Pongo Art Pepper, que tanto me fascina. Mate lavado, puras Invasiones Inglesas, pies sucios y descalzos -lejos las ojotas, calorcito agradable-, y miro la luz callada de la sala: sala de comer, sala de internetear, y de leer y escribir, y de recibir.

Estoy leyendo Víctor Hugo -La légende des siécles- y La disparition, del graciosísimo y funambulesco Georges Perec. En el segundo encuentro, revirado -reescrito, sin usar la e-, un poema del primero -"Booz endormi"-. No me sorprendo por la casualidad, sino que aprovecho para releer a partir de ese azar. Pérec también reescribe, entre otras cosas, La invención de Morel, atribuyéndoselo a Isidro Parodi o a Bustos "Domaicq".

Pero no es que Perec sustituya sistemáticamente "e" por "ai" o cosa así. El guaso, por ejemplo, se ve obligado a utilizar la asíndeton: no puede escribir la conjunción copulativa, por esa restricción "formal" (adjetivemos; o digamos: oulipiana).

Los versos de Víctor Hugo son tan buenos... Da envidia, ver cómo calzan tan, tan fluidamente sentido con rima y métrica. Por ahí estemos en una época bárbara y facilista; o estamos inmersos en la marea de los poetas mil, y, como leemos mucho, nos acostumbramos a lo mediocre. Del pasado se va cribando la cosa. El presente, sobre todo con internet, es gran quilombo; ¿habrá sido siempre así: lo bueno en medio de lo truchex?

Esto se presta al apaleaje, lo sé. Pienso en que voy a tener que hacer de comer, y que antes voy a tener que lavar todos los cacharros sucios que quedaron de la barahúnda de ayer. Qué pedazo de swing que tiene Art Pepper. En el tema que escucho ahora, toca el clarinete y la vida es buena, no sé si noble ni sagrada, pero estimulante y divertida. "Algo... llevadero."

15 de octubre de 2008

Para acabar de una vez por todas con el sexo

Intoxicados, disco grabado, ignoro el título. Un buen amigo toca una de esas canciones, mera criolla guitarra, y bien. Felisa, "repatingada" -le escribía a otro- en mi silla de leer, la más cómoda, la noble, la heredada. Corta se quedó la biblioteca: libros diversos de puesía en una caja, y queda el resto, mucho, en lo de los viejos, 1000 ó 2000, amados y despreciados: yertos, ahora, sin lector/a.

Nublado cordobés, nublado de muchas tierras en este preciso instante -también cuando esto leas-, ignoro Singapur, qué allí se cuece, Raúl González Tuñón festejaría con cualquiera en Don Mario, Godino podaría sabiamente arbustos, Negroni y su libro cortongui de vaguedades redactadas, lo releo -ponele, $15-. Recibo mails ilegibles sobre gnu/linux, fumo mi buen CJ de casi que aumentó pero era verso, ayer mateé con el vecino, de ojos de muñeco de película de terror -algo 'hideux', verdaderamente-, gente de campo que capaba y que decía "alfa", dijo también "cambeé", y quiere ser chofer Córdoba - Río Cuarto, amistades conducen destinos, tiene que pasar el teórico, 200 preguntas muy cagadoras.

Miro los criollos caros, camino por La Quiaca y no por Villazón, tomo un té de coca porque andaba con diarrea -qué: para peor, muy chancha la cosa-, quena robada por un gurí, dedo en Termas, "que es la misma mierda que Santiago", Don Emita arrima el bochín y chupa gratis, tose descangalladamente un tipo, Miró con su masía de conejos, pan casero y levadura, llaves de Borges en un clavito bíblico, llegando a casa.

Y encima, Moris. Esto no es el trabajo. Tilingo y mamotreto de ocasión surtida, bata como confite que urde males continuamente, lenguaje o De la pesadilla meditada, guijas que estrecho para trazar alcanfores, comején y cisternas varias -famoso, el hontanar-, poner la pava al soplo hendido de las junturas mal del azafrán o devengaduras/Rosa, llamar teléfonos que son surtidores semaforizados de alcancía y demora, toda la conexión caída de tus tetas que se eclipsaron, lecheras y esquinadas, puro tambo y ternura, galpón al tedio, molécula malvada o teorema quiosquero que divide aguas -"al cabo de los años mil", la vieja Plaza España-, charco mayor (Agustín Garzón esquina Carlos Tejedor), mantenido así por meses y quizás el año en andas, pedregullo o velocirráptor que ingurgita medallones de caballa y lo precioso: la vereda.

Me acomodo la espalda, la tuerzo, la contorsiono, mancuerna o reggaetón que ondula contra la ictericia de peces al fondo del silencio, bailo un slam, lo medito contra cualquier "Cuadrangular de salvias", citita requerida, - el trabajo es, precisamente, eso. Salta el compact, dub o lo que lleva a querer más cerveza, más -¡gloria y honor, honra sin par a Fabiana Cantilo!-, recuerdo carantoñas vencidas contra el occipucio lamido y gargajeado de tu concha, afamado morir, desgrano cuerdas como teclámenes baratos que nada ligan, batracio sostenido en sostenutos de mucho lam a rem y vuelve, pasando por el mim correspondiente y obligado -es a la fuerza-, y toda la masa vapulea un trapo o negro patas chorreadas, lenteja o mazamorra, capaz que arroz, y el delicioso enchalecado que Facundo practicara.

Titularlo, por ejemplo, "Esto no es un moco", pavadita a querer digitar. Slam como cariátide o sirte o médano, parapetado a tu espalda, tiro lento el humo y a borrachear, sentina o la caverna en la que el ídolo estampó manos varias, variado colorinche, bailo la vincha o De los formulismos cariados del cuerpo como ondulación pobretona y rozagante, ojotas $6, mallita desfondada, canciones demasiado cortas para mi pasito enclenque o dedos.

Pero eso, ¿no? "Esto es Arte", ¿quién querría ser el de esgrimir tal conseja de vieja? Ahora, que un problema es qe no me sale el fin. La gracia de la escritura es "largamos" hasta que llega cierta sensación, que bien conocemos, de eso, fin. Algo que repetimos. Un vicio solitario (cita oculta). Pasa la noche a cococho, nueva rima a $0 (pero qué pedazo de ignominia visual...), pasa el bolsillito adusto, pasa la mariconería al puerto, ejemplo o vestimenta en blanco, gorrito resentido, robaba el guaso al yo que baja del bondi, ése fue el moco, y todo ante la minita que se lo regalara, y encima usado, risas y escampa.

Finalmente, miro la ventana. Felisa en la silla. Intoxicados ardiendo sus divertimentos. Nublado, y sigue. Pero qué feo saxo. Pero qué perra larga vida.

-----

Recomendamos: Las Voces Blancas.

11 de octubre de 2008

Instantánea sobada

Calor que agobia, se acerca la medianoche. Me puse a releer, en gozosa voz alta -¡cómo se disfruta, por favor!-, La calle del agujero en la media después de comenzar, por la tarde, La disparition, libro del que varias profesoras de la Alianza me hablaron, muy sorprendidas. Profesoras: la afabilidad como fachada y, en el centro, el comentario despectivo. Calor como un almidón de varios frentes, dormiré desnudo.

Volvió Felisa: conseguí rescatarla del techo, demasiado alto para que se anime a saltar. Es así: se va a coger por el otro lado, y después quiere bajar por éste. La someto a la prueba del hambre y la sed, cosa que se envalentone, pero no aprende; al tercer o cuarto día consigo agarrarla, trepado a una como que pre-puerta de rejas, y se zampa al patiecito. Comerá, beberá, y a las pocas horas, de nuevo en pos del tuerto.

Fútbol en lo del Tío. Pero había otro, y mi pariente le dedicaba todas las bromas inocentonas y las rimas de apellidos al invitado; éste, por su parte, me obvió. Y no me sentí mal: ver media horita de una Latinoamérica millonaria, sorprenderme con la hinchada de Colombia -qué poderosa-, y picármelas cuando me aburrí de tomar apuntes mentales del pintoresquismo local.

Un amigo se agenció tres libros tres por $15. Me mostró Emeterio Cerro: muy gracioso, muy ocurrente; disparatado, se decía. Daniel Freidemberg, por su parte, todo lo contrario: bien pacífico, sencillo, suave, como que para susurrar; y de lo que habla. Dos poetas opuestos que leímos con música andina de fondo, y un "purrete" de ocho años, queriendo intercalar sus frenéticos "¿por?" por entre la charla. Ya comenzó a escribir.

Heladito, heladito: bien me vino, hace un rato, y quiero todo un pote de Grido para mí solo, cosa de justificar la diarrea, maldito colapso intestinal y pastillaje. Heladito, heladito: y la adolescente que me los vende, y que me trata de usted a la vez que de "Pablito". (Un mosquito de los de la última camada, chiquitoide y bamboleante, se cruza frente al monitor. Después se va, y una llave abre o cierra una puerta.)

1 de octubre de 2008

Las cosas

Pies descalzos; se calienta la pava. Hormonal suena más que disfrutable: voz, la de la Lizarazu, que me encanta, y asombro, cada tanto, de que dicha voz exista.

(Saqué dos libros, el lunes, de la Mediateca de la Alianza: Les quatre jeudis, de un tal Alain Lorne, y Dimanches d'août, del de hace un tiempo apreciado por mí Patrick Modiano. Ya leí la primera. Mala: comienza como remanso moroso y placentero, con descripciones detallistas de la vida en el campo, y termina siendo una maldita aventura de chiquillos, de esas de chicos detectivescos mal. -Confieso mis lecturas, claro.- Prosa que prometía más: vocabulario riquísimo, extraño; pero se ve que Lorne se cansó de redactar, y la terminó en dos patadas. Luego de eso, Modiano me está desentorpeciendo la vista: las cosas, como son, o de cómo contar a través de acciones y no de, me cago en Dios, "lenguajear".)

Listo ya el mate, sigue sonando el disco. Felisa se me trepa al regazo, la echo: por tres veces; después me husmea las ojotas. Y vuelvo a escuchar música: después de discos de preverla, de saberla de memoria, me encuentro sorprendiéndome con muchos detalles de lo que suena, y escucho la voz de la cantante y no mi voz en el pensamiento, y digo: "¡Heráclito!".

Volver a la cosas: se diluye la locuela -¡claridad!- al momento de percibirlas. Así, puedo estar (no sé por qué, o sí, más bien; continuar, en todo caso, con la terapia) aquí y ahora. Termo nuevo: violeta que es algo distintivo mío, ya. Gata que ha vuelto: cuatro días arriba del techo, maullando en hambrecito lastimero, y no la lograba bajar. El vecino, alojando otro amigo, transitoriamente (digo, supongo). Noche espectral frente al monitor: iluminado cenicero indigenista, y más iluminado teclado todavía. Ventana abierta, como siempre: aporte personal de cara a contrarrestar el encierro que nos queremos imponer (eso de la palabra "seguridad", tan a cada rato esgrimida).

(Modiano cuenta la historia que le interesa; Lorne, lo que se le dio por imaginar. Como si hubiera ido a un taller de escritura, el tipo redacta prolijo, también suntuoso, pero sin vida. No lo wikipediaron todavía, ni siquiera en la edición francesa del mare nostrum del saber actual. Nueva promesa fugaz de suplementos, será, o de su editorial; o un raro al alcance de todos. O los franceses se envician a menudo con la exquisitez. Me pregunto cómo habrá llegado a la Mediateca; o quién será el que lo eligió.)

24 de septiembre de 2008

En medias

Miríada y molusco, melatonina que putearemos, miriñaque para nada inexperto que escancia, atusando, desatornillando. Propiedad inicial, estremezco la del fuelle, o de las cremaciones a la que se trenza con perritos, y me solazo como una mancuerna sin aliento, crin árida que espeta espasmos en son de olvido. Indago cada quemazón a lo bruto, me detengo como aguaitando, esputo un chancro contra la pared, despilfarro tesoros.

Brazo que cuelga como vendaval, brazo que es la juntura de cada reproche que dirigí contra los profesoritos de la transparencia, brazo inmutable y yerto de la muerte que calculo sobreviene como un verijazo mal; y vago y pesaroso, y tenaza aquellos dirigibles, y ayer masqué tu labio en medio de la errancia. Brazo como las lonjas -fetita de fiambre, fetita de fiambre- que colgajeaban de un carnero que chupaba, helado y presa.

Helado la quinceañera, acuso al padre, sonrisas como manoseos de la tele en que mirás, excitada y comentando, escenas de la grosa, de la venosa, la que en ojetes escampa, la redomada, la arisca, aguja cose labios, aguja e hilo sisal andan entre barrotes de gata que se aleja, y en pos se aleja del placer, por más que el hambre, por más que el no regreso. Gata para gozar de arriba.

En la alcancía hay dos sarmientos e indisposición de nuestra mancuspia que rezó, en la alcancía quebrada: gozo el olvido, gozo la desazón, gozo cada tecla que el hombro decide, hombro de laburar, los esforzados, lazo barato para que te sonrías, como si me llevara el chanfle repito la distancia que nos separa de Lizarazu, deditos caen plunc entre tachuelas, herrumbrados, y siempre, y ya de antes, inútiles, hicimos bosta el body, cuello que el trompadón te estampará, escarceos y ratas contra la cocina, botellas y botellas y botellas, suena la música, teclamen como si me aburriera, como si dijera que desde los acantilados del cuiqui tuviéramos perdón, monedas alacraneadas, bolo de búfalo.

Mayormente disgregado, desagregado, desagradecido. De tu magisterio te ahorraste lo poco que nos quedaba de razón, esa Utopía, después fuiste al pesito, pasito a paso intento reacomodar el entimema, mimética lozana la de la corrección truchex, lexemas adquiridos y cuidadosamente manipulados, y en eso ando, intento componer ese tirano, la cosa es de alquimista, qué vachaché.

Plana mayor el escorbuto, el insulto que de pavita y roperito repaso, repasadores que en la repisa yacen, raya tremenda, colegís una pancreatitis más, llave que cuelga como el camafeo que soy, deambulo piojos para que más sonrían, cinamomo atardecido tu jugosita crencha, crencha como estrechez que nos sorprendió cuando la gran cultrum/ramitas, miraba la arañita y su magnífica tela ondulante, trapo de toparse cuando cogemos a vista de cualquier desfile de zombies, me distingo, claro, de lo que propalo pero ya no me importa mucho tampoco, pelela y peladura, ventana alcanforada, receptor.

Suponiendo que lo cierto es racional, nada extraigo de lo tal, ni de cada tal qué, cantan estos guasitos sorprendidos otro Tristán e Isolda, me desamarro entre piedras, y viene la avalancha, y viene el esternón, forzar la soga para que feo penda, lamer gatitos y curtir estolas, orangután pie quebrado.

(Quebrás a la Deidad, a la cartilaginosa. Maneras de gutaperchar la adolescencia.)

18 de septiembre de 2008

Fuente de Gloria

Ríspida luna, amada cada frontera contra los azulejos del ermitaño o ser, inquirirás la exhausta manera en que nadamos como oropéndolas baratas, resumidero de la distancia, pasada la mancuerna al morbo. Voy por emblemas, vas como la carantoña, irá y esquivará pachorras incandescentes, el exabrupto insigne. Modismos o el formaldehído, velaturas, repetición de la estirpe, pedazo de longánime, cadencia no consolada y manos arriba, manos como la siega, manos que, febriles, se me indispusieron: mal y pronto. Zulema dimensión, hiere el torvo corcoveo toda la celeste lid. Pero como lo estentóreo: sutil y delicada.

Enumeración truncada por amigotes de rejillas/claustro, reconducimos su clavija y tedio, estancias en que el adolecer diseminaba esputos como la dentición forzada, miro la lengua o fieltro de tu ñu, clarividente gata que desobedece a cualquier veleta avecinada, la aparición de escarbe tiene pañal de sed, yacija reclinable, esclusa.

Quizás el pan que retomamos conserva todo su tutiplén o de la serenidad irónica, opúsculo la irrisión, molares, psicomoro el aldabonazo que di, rasca con la pasión de higiene, hirsuto vendaval o resina atormentada, el arco.

Morcilla la remera, meandros o del escorbuto sentido, parapetado, yerto. Municiones debajo de la propia liendre, refucilada alcoba, rociaba al niño con alcohol, vejamen que indisponía a cualquier posible, manumitible, hesitas. Porque el canijo de sus ojetes relumbraba como los choques, Zapata que se alejó del chancro, ya que es basura que el de Cliba arrojará contra carteles cruentos.

De todo el entimema, Miramar.

17 de septiembre de 2008

Irisación del velo en concha de sufragios

Alientos como la musaraña de lo que partió: me sudo, crencha menemista y pusilánime, dejo los rastros de una carnicería en ciernes entre arrecifes no pujantes de un insólito velamen puerco, me condenso como las etapas tomadas de la mano y fieltro, endriagos y escarapelas que enrostran una falta me sopapean el culo, velocímetros de mostaza fugaz saltan contra el acertado reproche de manifestantes enlodados y no por eso heroicos, chifla el chofer, pulsión la liza de tu equipo o refucilo/cochemotor del pelandrún que teñirá, menores tiemblan ante el ocaso de la pelota mascada bajo techos, pornográfica avestruz.

Misógina rebelión que otea espamos, épocas en que tu pelambre era manopla de mancuerna, rábanos que se quejan como visillos en que alternarías, cada espaldar y luto contra las antiguallas que vendíamos, 'panadas del alcanfor/pobreza que nos hacían recuperar cualquier backup, mishiadura como brazos cortados y puestos en remojo, reclama el ánade su quijotesca ración de esputos, esa minita desenfadada y agria, y arroz como juntura incierta y veleidosa, plantillas almacenadas del trabajo de la Ley, de la escopeta que calla tras telones de escorbuto, corrijo como pienso, pesebres y la tríada como remesas que a la Cochinchina exportaremos, bien, solicitud y desazón de alcance.

Pondría a arder parrillas para el afrecho, cortante Dulcinea a la que silbo, mersas como la iluminación del ring, cae la noche y con ella el parto, gazapos estornudados de la sangre/mucosa, polillas para la seda que me garrapateó, perro oxidado.

Casi cualquier desplante es del orden, su fusil, irisación del velo en concha de sufragios, derrotas de la esperanza que ya fue, la guasita toma su gancia y pertinaz estruendo, cruje, primera vez en día, el hombro izquierdo, se viene enfermedad, pesa su brazo, escribo. Así, mi "yo", dije engarzado y benteveo, aún escampa en este texto. Como una alcantarilla que fijamos denodadamente y, pese a ello, se lastima, se agazapa, es torva por demás.

13 de septiembre de 2008

Irán crisol de razas

Fumo un CJ, tomo mate. Descalzo, practico un güiraldismo más, muy de entrecasa, como calculo que sería lo típico. Puccini no atruena, pero esta grabación histórica es de muy mala calidad: nunca una ecualización, o sí, y devastadora. Me crujo el morbo, dije, porque recién estoy como que queriendo darme cuenta de que me estoy despertando (¡date cuenta, 'manita!).

Anoche vi, en lo de un amigo y en youtube, danzas irlandesas tradicionales: impresionantes; las contrastamos con el malambo. Después, por curiosidad, pusimos "armenian dance" en el buscador de ese sitio, y pudimos escuchar una música muy rara, deliciosa y torturante: insidia en el deleite.

-----

Montura desenclavada contra las diversas remesas, colijo por podredumbre el alce, el claustro. Pintiparada estación, engarces de descompostura y tedio me sofrenan, teclado duro que el ánimo kalós capitaliza todavía. Brisa que tiende escarpaduras, tejo cansino que ya de antes presuponía estampas, razón y sierpe o quiste, valerosa y consuetudinaria unidad.

Me estorba el pútrido, vejámenes adustos que el ocelote esparce -el fiel, y harina y médanos- en tu costado y grisalla de alcanfor. Pasatismos/novela de la colina, mi lívida pulsión o botamangas de observar carroña, arroz la Presidente/ojeras, la de la voz estentorizante, saludan desde el atrio torvas comadrejas, ¡dije!, buscan huevitos, caricia la voluta, maíces del escorbuto en andas.

Música como precinto que visito sin cultrumes, evolución tardía y constatable, sol como esa medalla que no mellás ni a palos, guedeja que sostengo, posibles y retazos eslabonados entre escolios y campánulas de te rasqué, trava que calla en pose de aprendiz del desprecio, cervezas para que Armenia note que el alfanje no esquizofrénico escandió.

ENVÍO

Si mi canción, paloma, vomitó panes duros como enaguas de la alcancía, cuenta y modo darás del incómodo percance. Así podrás decir, por más que evacues dudas, que el fieltro de la escoba hace de peluquín rigoló de las losas. Extraña función, ese tu F1, de desengañar caprichos.

11 de septiembre de 2008

Hebenon

Soñé con la loba romana en forma de ayudante alumna que aumentaba, nariz mediante, a nuestro bebé. "¡Qué asco!", decía otra. Puedo seguir estudiando.

Tomo unos mates de lagrimear de recién amanecido, me acuerdo de mi gata gris, que todavía está en el techo, y pienso que sólo el hambre la obligará a bajar; pienso también que entonces comerá con su parsimonia característica, que beberá sin tregua, y que saldrá de nuevo a darle a los muchachos. Así, hasta la extenuación, que nunca alcanza, la muy guacha. Eso es la vida según ella, según Tobi, según la mayoría de nosotros. Tumbas selladas.

"Forma toootal sin sentido de sí". Me siento juvenilmente tranquilo. Miro las cortinas/mantel, las veo acariciar el aire. El aire, que está fresco. Pulóver verde de las agujas de mi madre, me cruzo de piernas. Haré algo Güiraldes: miro las llaves, al pasar. Luego agrego: caíanseme con cierta regularidad, hasta que logré quebrar una de ellas. Y esa broncínea superficie, ese color que la bañaba, entonces vi cuán apariencia era, cuánto fachada, qué pedacín de chota promesa. Y eso pasó hace días.

Así, llaves, bueno, pero que abran. Manojo yerto, te aludía: sólo para mi prosa. Difícil, esta vida de apreciar, empecinado mal, lo particular/fantasma. Fumo gustoso, dolor muy leve en la garganta, las pastillas algo la transforman, me muerdo el labio en gozo de lo que suena, "mientras yo te busco te busco", músicas que el alma ritman y conducen. (El alma es cosa mía, no persona: ahora lo veo.)

Con respecto a la noción de unidad: no estoy en ésa, ahora. De última sale, pero ¿para qué quererla respetar? Me rasco la médula espinal y las mamarias, peluche la entrepierna, sé que mi pelo es corto, siento que alguien se higieniza allá atrás. ¿Julio Requena, en un rato? No. Quizá acabar con Leopardi. Tomitos de la incandescencia o vermes, por más que aburridamente lo sepamos.

-----

Meandro, digo, Escamandro, mitones, sarpullido feroz, pizza sin patas. Cojo mi liendre, exulto, zalemas como la vencida, rasco la pauta contra los innúmeros, convoco visos o su regodeo, estipulo miserias, carpetas como la cresta coadyuvante, pasillos adocenados, dije, empanadáceas que mascás como si fueran fieltros, sol o la carencia de aroma a limpio en aires, patitas las inmóviles en la costa que no chueca es, lactancias esa endovenosa, y no está mal, sueño ronquidos o de la regoldancia en puerros, motivos escalonados y la fajina, sol o cancelas que no puedo desmerecer, febril, ni siquiera de a ratos.

Bailo gironamente redundante en el Areópago, bailo con los rasguños preconcebidos, bailo contra la piel o jirones a fingir, jirones a flagelar, jirones manumitidos yá. Pelotas pican como gigantescos arrecifes -muy de película-, mareos a dos manos y ningún número agotado, guasito que guedejas esculpía en andas del que ya dije, somnífero presionable que resumimos por indiferente, grito pelái el cofre, sonrisas y devastaciones como moneda o fuente de Gloria en inodoro, y corre el agua, y su valor no puede diseminarse, imaginario todo.

Colapso, pues, para cualquier mancillable, mazapán de quien escande Patroclos -"caballos lloran"-, sol o la distancia del tedio a pie, guasito que mucho hinchaba con el "salid a los caminos", qué feo que se desgañitaba con su mal "vosotros", sordito él, bailo sentado la neoCumparsita, ungüento y los dogmáticos. Por andamiaje, el lino; de cada pared, ojotas abandonadas (ése es el final, che).

10 de septiembre de 2008

Posturas diversas para soltar la pluma

Volteó la depresión, redoma esparto quieto, lazo contra el otrora, dijes: agonizar cuarteando lumbres. La cosa, tantas veces exagerada, deriva en arcadas o malabares clic de muchos, olvido y pelandrunes que se malician o relamen el cuarzo cuarto quieto de sin sábana, de sin aire, de con ropa apelmazada, mugrienta, bollo, aljibe interesado, vajillas que olvidaba tras la entrepierna bíblica, consejos de la Fito con todos esos sexos estereotipados, ya, de niños, lodo para crisálidas o de la yacija meable, es más. Pieza sin portafoco -perdón, Laviga, estoy tomándolo-, cuerpo que es como los entretejidos reproches de cualquier eslabón tontito, las verjas embaldosadas y abandono (vegetación, pobrerío, cloacas de discurrir manso, plásticos, pañales), la liana es perdición, la sola Córdoba o llano, cinturón verdáceo contra el emperifollado armadillo que chacarerea, baquetas/cultrum/repique, tuerzo la espalda para que me dé más frases, música juega al kurupí, resabio establecido en andas, deambule en bulos de la violencia, la carraspera o colectivo al choque, estás ahora ahí, vamos al pie.

No tan honesto, cruce de entimemas, medís y no sabés, severa regla de tasar estímulos, pabellón La Mansa, no es eso hablar. Diversas que rodeo, si voy al muere, ¿aceptarías decepción?, por mor de claridad, entonces dije.

-----

Qué feo despertar: depre, decepcionado, malo. Leí Leopardi, ese heroico descabalable, aunque muy al rato logré darme cuenta de que sus versitos -su traducción, encima- tenían algo más que sonidos. Comí un buen estofado, y me embolé con mi depre: sencilla, muy vencible, aunque no tan inocua: me lleva a la deriva, una vez más.

Y cómo no amar la deriva: me da la posibilidad de escribir. De darme el tiempo de decir. Por más que la sequía, por más que ojos secos. Hundido en el colchón, respiré, retomé el libro y, vencido y más pálido que arrabal, me fui a terapia. Y por una vez mi analista no me sedujo, no me derrotó en claridad de haberes, y me fui, con más ganas aun de encerrarme.

Tomo mates, Laviga. Escucho rock en castellano, esa baraja trabajosa de las horas de bar. Esa notabilidad. Una mujer me dicta: "la soledad es una realidad". Ácidos al reproche. Un saber tan obvio, querer verlo hondo. Prendo un pucho, escucho el '63 de la Fito, preparo el tan demorado, y lo será todavía, carnaval y delicia entre mis cosas, intento darme al hunde.

Grato sería. Pero hay cierta propiedad en los gestos, olvidada.

-----

La Fito es agasajo. Palabras pobres. El olvido, sólo deseado. Lo de la Pizarnik: te estrellarás contra la rosa, que vencerá tu mirada. Poder de lo inmarcesible, tan odiado: y ése es el fantasma, che -y ahora te hablo a vos-. Lustros intentando aniquilar recuerdos. Oxímoron del rostro: flash encendido, dulce vela, peñasco de la aljaba puede. Y así, gozoso, soy este lenguaje: mi habitáculo. Y el recupere es quiebre. Hablando mansedumbres de dolido, sabrás. Y que se cierre el blog: carpa en nosotros. Y que es mentira todo: la edad dorada, de repetirla, es grotesca, y mi maldito esteticismo es querer. Sola una lumbre, para un rincón. Muy penoso, muy deleznable. Amo mi lenguaje.

Nido de víboras que colman una tumba, sebo de cenizas, Laviga. Umbanda el estallido, soledad el zumbar de la pecé, todos tenemos ritos. A Christian le decía del color inusual del azulejo, cuando la euforia, sumada la fosforescencia. Sajarse a lo loco: ése, el espectáculo aplaudido. Se ven cosas horribles. Cárceles horribles. Gruñidos horribles, fieros. Eso es, y nada más, la soledad: y me desmadro. Prendo otro pucho, delimito el cáncer, pienso en el silencio que ahora suena. Y pienso que no es nada, esto es, que es un silencio de teclear. Humor neutro.

5 de septiembre de 2008

Palotes

Emolumento artrítico, vacío considerable y tendencioso, domeñé miriñaques con alcancías y un fiel -un fiel de noche, un fiel sin las cenizas que flotaban-, lenguaje exangüe y minucioso o nada, celo en el dolor de panza o corvas contra el vislumbre: los sintagmas.

Sintagma y nombre, vejámenes y la bóveda supralunar o escupitajo de los alicaídos, combinación o puerta que el oxímoron relamió, como gata que espera su huesito, la hacienda de cada percal desmoronándose. Navíos a la deriva, locura no delirante o vislumbre de los estadios de Alejandro Magno, deporte cuerpos envejecidos.

Liza y Picasso, tocada con las perlas de sudor de alfanje, vivimos en la ñata de atardecer ojeras, o de observancias de los mecanismos/trucos a que solemos apelar por mor de esa típica fascinación/desplante. Desplante o cinamomos, desplante o las cotorras que injurian gratarola, palos borrachos con las espinas que dio vuelta el celoso, celoso de cada nombre que es diadema, y la clavija que te carcome el esternón y parte.

Así, monedas pobres. Así, la mariposa que mancilla grutas de esperpento. Así, una ventana abierta de esperar a la que cogió, hambruna y desazón/cenizas, prendo mi llave al recibir meandros, los todo ignotos, cada acontecer.

(Retórica, fieltro de rioba, había una mujer que caminaba. Ladeando su cabeza me decía: "sí, soy otra". Y en la otredad había escorbuto, golpes, espera maniatada, anoche vi algo de antes y de ahora, violencia contra los cuerpos adolescentes que hubiéronse indignado, Galán/Esfinge de sus canas, los picanearon, como ese hentai que se agita bajo cualquier superficie, y horadamos porque alguien hubo ahí, todo huesito es pauta de inúmeras violencias, y la mujer me saludó, temí, apagué el mate, y los fenómenos están quietos, y no me maravilla, porque la maravilla es padecimiento en éxtasis.)

25 de agosto de 2008

Qué gracioso

Nos engañamos, che: tenemos esa edad que tenemos, y todos los nuevos lo saben. Y te marcan con el Ud., basándose en familias y sistemas, y no se equivocan. Mis sienes comienzan a platearse. Vos te podrás teñir, pero pasaste ya, y varias veces, por la increíble maternidad; y eso se nota, creeme. Por más que aparentemos 35, no es joven esa edad.

Te cuento que le cuento a alguien más que el mate es otro modo de mi culto a vos; huesos crujientes son, lógicamente, soledad, distancia -de todo cuerpo lozano, es necesario-. Llaves irrisorias, por arbitrarias, para los de palo; y sé que vos misma te sonreís, irónica, no desconcertada pero rechazando. Entonces crujo, entonces comienzo a cebar.

La edad nos destrozó. Me miro y no me miro en los espejos: no me soporto esa facha de cretino hundido, no debo aceptarla. Vos inmutable, sí, pero en voz y gestos. No podemos mentir lo esencial: tenemos una forma que nos es, que cada vez se pierde más en pasos/sierpe. Hablabas, claro, del jardín: tesoro frágil; y no enterdernos, chocar obligatorio.

Tengo una frase mía que hace poco te oí diciendo; y ya no sé si es mía o te la heredé: tal es jardín, perdido, morcelé: andróginos errando por mitades, me negaste. Hiciste el mundo: posás inaccesible por conducta.

Todos mis poemas de vos han sido verdaderos: porque te hablaba, ausente. Y la literatura es una chanchada triste.

22 de agosto de 2008

Base del palimpsesto

Objetos de la descomposición, ardió su fiambre, como cualquier medalla solipsista, entre junturas grasas y cariacontecidos limos de adocenado endiosamiento o símil vaca. Desde arrecifes atisbó meandros; para saber, colapsó.

Todo lo suyo, un diente: crujía por mancuernas de Escamandro, y sopapeaba bichos o escribidores malditos, como si su montura, lazo cabal, no orinase. Anitra se ausentaba, paso sainete o pasión del manoseo requerible, duradero. Palabras como piedras, moléculas como cuentas, deshilvanó un esbozo de acercamiento o rapto veloz. Déficit de la memoria: brazo quebrado, visión de arrobo, requería como un lactante tontito. Podía percibir; prefería rascar lasañas de costeleta. Perchas.

Cuando el temita del giro, se detuvo ante un portón de antes, cornamentas como fusiles. Cebaba lo que oía, retroalimentación regulativa sus esquinas de besar putas de a montón. Cada vez que el cierzo, se extrañaba, irisación o velos como estropajos. Material que aprovechaba, cuando su dedo mayor o vela de lograr metas se fue -perdía casos-, dejó de ser humano. Entonces, arrejuntado en andas, resistió.

Mecacho en condición de alfanje, soñó la herida; porque de las mesas tendidas llega la cana. Todo se sabe, mi reprimido.

16 de agosto de 2008

[s/t]

Tiempo para mí. Linda siesta, de ojos cerrados. Y escribir: con ánimo dispuesto.

Suena Haendel, apenado, violín y oboe -y la base-. Olor a pata, no me pienso bañar. Fumo, preparo mate, veo un vasito de yogur, cuchara dentro, estancado de hace días, en esta mesa de durar. Hubo acomodo, al mediodía; pero difícilmente mi casa llegue a ser de las totalmente prolijas; de ésas de las viejas que barren la vereda, todos los días, a la misma hora.

(Sí: puedo estar en la inmundicia. Mientras no sufra hambre, todo lo acepto: estómago capaz.)

Fumo, espero el agua: música que suena, la brisa -ventana abierta, y se estremecen lentamente las cortinas, de a ratos-, perro que ladra, a lo lejos, sábado circular. No es fiaca: es ocupar la pieza, sin prisas, sin apuros, sólo porque estoy aquí; otras veces no ha sido así. Reinado diferente, consiste, más que en hacer lo que a se me cante, en no tener que hacer nada: no estar constreñido a nada. Aunque sea por un rato; imperio trivial y sabroso.

Así, yo por mi casa, panchamente establecido en este dominito. Pasa una moto, allá en la calle, y pasa. Como esos muy respetables -para mí- sabios que predecían el paso de una mosca (gloso mal), así me siento de sosegado. Un violín patético -tonos menores, disminuidos- reclama.

Toso para gallear; pero no puedo sacarlo, no puedo pelearlo. Lo trago. Como una flor 'hideuse' y bella que brota de un pantano neblinoso -la comparación no es exacta-, surge del acompañamiento orquestal un nítido violín, en este segundo movimiento, y finalmente todo queda suspendido. De hace más de 20 años que Haendel está en mi vida; lo mismo que varios otros barrocos. La técnica del violín depende de su historia, de su desarrollo real; lo cual es bastante razonable. Fumo para que pase el tiempo, lo sé; por más que la teleología toda derive de una simple estructura gramatical, y sólo eso sea. Que ya es mucho, por otra parte: ¿cómo desproveernos del 'para'?

Tiempo al tiempo; aceite al engranaje.

12 de agosto de 2008

Diganlé...

diganlé ¡oh!/ diganlé que vaya a buscar/ a su amigo eterno/ todos con su fibra de láser/ sigan la mañana/ sin contar cada día/ ¡ah ahahah!


Madrugar, madrugar: por cuestiones de salud (pastillas). Encima, pocas horas de sueño. Podría haberme vuelto al sobre, pero no: me desperecé a lo largo de más de una hora, Esplendor mediante, tonificante, leyendo blogs. Y ahora, escuchar música, escribir. En CNPT, uno puede llegar a sentirse bastante bien, y hacer cosas de que disfruta.

Retomé filo. Y no sólo para llenar las horas (por más que, despechado o descreído o soberbio, algo así me hubiera prometido o prefigurado, hará un mes). No hay caso: me gusta. Me gusta el lento rigor que pueden llegar a alcanzar las argumentaciones, más allá de que hagas mera retórica persuasiva mal (¡la escritura!) o que estés "comprometido" con lo que estás diciendo.

Lenguaje muchas veces de mierda, no literario, digo, a veces ilegible, lo que les importa, al parecer, a muchos filósofos es a dónde les permiten llegar, con el pensamiento al menos, esos textitos "grudosos", redundantes, que a veces parecen escritos por idiotas obcecados.

Me pongo a observar también a los sucesivos profes (horas del día), su lenguaje, y muchas veces adoptan un lenguaje muy choto. Quiero decir: nos interpelan, por ejemplo, sin interpelarnos, esto es, en un diálogo forzado. Se olvidan de pasar la palabra, o la pasan mal. Se transforman, cuando empiezan a "hablar filosóficamente", claro.

Un amigo anduvo en evaluar la filosofía (sus supuestos; sus modelos de hombre, de sujeto, por caso) desde la sociología. Mirar qué se hace en la facu, en filo, desde la sociología, la antropología, la psicología: te seguís cagando de risa, a veces, pero un poquito más científicamente.

-----

"¡Éste es el hombre de hielo!": diez menos veinte de la mañana. "La música de los ochenta" (hubo muchas, como siempre; pero se entiende a qué me refiero) me la pasé por alto. La escuchaba de lejitos. Como andaba con el violín y con la música clásica, mi temprana norma -abandonada tipo 18- fue despreciar al rock, esa musiquita. Bien que sonaba; bien que, de un modo u otro, quedó en la memoria emotiva.

"¿No ves que ya no somos chiquitos?" Me crujo el morbo (quiero decir: la espalda), pienso en el morfi. Tengo una muela a la miseria: mal desperté, y andá a saber qué pase cuando mastique, y si podré masticar. Cielo azul, toque de gris, pájaros breves que se entrevén en vuelo: "¡Ludmiiila!". Muy por mí practicada técnica de escribir dejándome poseer por la música de turno; y abandonado tengo el escribir poemas. Llegaba a los 150, 200 por año: locura del aislamiento. Algo quedó de habilidad: para mejor o peor.

11 de agosto de 2008

Requisitoria fiscal

Qué lindo, un "Todo Shakespeare"; andá a saber cuándo lo termino. Me lo prestó una amiga que ahora lee Liliana Bodoc, alguien -mi amiga- a quien conozco de hace, calculábamos, 20 años. Y nos sabemos de memoria: por más que nos malentendemos muchas veces -casi que necesariamente-, hay cierto confort en mirar su rostro y saberlo, hay cierto bienestar (incluso espiritual) en agradarle. No soy amigo fiel, sino de siempre.

Tapas azules, 2 tomos, 2 columnas (la Biblia, bah), hojeo la intro del traductor. Gallegazo palmario, con la retórica al uso, esa erudita y medio floreada. Estoy decidiendo si leeré las notas al pie o si me castigaré con el texto purito: cada alternativa tiene lo suyo. Lo mío: seguir leyendo. Días inacabables de ser libresco: desayunar con libros, destinar la vigilia a los mismos, nunca soñar con ellos.

Fumo, claro. Me doy con Esplendor. Me tiro un pedo: largo, vibroso. Felisa toma agua de la bacha. Pasó el Día del Niño, no vi a ninguno de los de los parientes. Míos, no hay; tendría que chistearme alguito.

Ahora hay un nuevo Word cuyo formato no entiende el Writer 2.2. No quiero proselitear, pero tampoco me jodan a mí. Toso carraspeando: padezco mis 13 años de tabaco (¡la yeta!), por fin, al cabo. Felisa me mordisquea suavemente, juguetona, la pantorrilla desnuda, y luego corre, loca: comienza su jornada. Yo todavía me desperezo: las 7 horas de sueño, no estoy acostumbrado.

Fumo: es una afirmación, no sólo proposicional. Antes de hacerlo, escribí varias cositas con "alguien fuma" o similar: admiración del gesto, de la pose, de cómo se dispone un cuerpo dado a la hora de ¿argumentar? un cigarrillo. Será la publicidad, será alguien muy remoto, será una imagen firme: la cosa es que quedó. Fumo: y me maravillo.

4 de agosto de 2008

'Visage'

Mañana bastante fría. No es que esté destemplado. Desperté temprano, estudié un poco, me volví a acostar, una horita. Y no hay vacío. De hace meses, no hay vacío, no hay ansiedad. Y me extraña, y no me congratulo (pero lo encuentro natural, disfrutablemente llevadero), y escribo y leo. Como un experimento sobre la propia carne, anteriormente padeciente.

Fumo mi buen CJ. Recauchuto el mate, lavado y frío (recauchutarlo: comenzar a cebar de nuevo), y sigo con la vista el humo que se desprende de la brasa. Quisiera volver a leer ese poema sobre fumar que está en Partes del todo. Es así: una constancia, una tónica, quizá una técnica. Un modo de durar, en todo caso; pero esta duración no es pesarosa, digo, no estoy ya a la espera, al acecho. Soy una cosa más, que ni tiende ni se distiende, no mucho -no exageradamente-, en todo caso, al menos por el momento. ¿Dominio de los apetitos?

Toco la quena, estos días, y mejora, una vez más, su sonido. El caramillo o lo que fuera de El juego de los abalorios... Sonrío un poco travieso: afloran muy viejas lecturas, muy internas, muy de base. Bamboleos de la actividad: no somos uno. Parece que el tiempo sobra, hasta para las recaídas. El tiempo: verdaderamente medida del movimiento.