8 de diciembre de 2009

Testigos

Prendí un cigarrillo, una colilla. Me puse un pantalón y abrí la puerta. Ahí estaba el Testigo, inmutable, sonriente. ¿Pasaba porque es el día de la Virgen? Le recibí el folleto. Despachó rápido y continuó con los otros departamentos de La Vecindad.

Iba mejor vestido que muchos de sus colegas locales. Camisa celeste, como a veces se los ve en las producciones fotográficas de sus publicaciones. Bien peinado, sonrisa neutra, todo un empresarito de las almas.

Leí un poco el folleto. Flor de diseños a los que apelan. Claridad expositiva, muy correcta diagramación. Color de fondo: papiro nuevo. Naranja arena desierto.

(Pero yo espero a que sea Vicky la que caiga. Con su falda, con sus caderas, con su pecho rebosante y toda su edad apenas maduradita. Para decirle, confesarle: "sí, dame tu cursito semanal, vení de nuevo, así te preparo mate, así me hablás de tu perrito entre Isaías y Hechos, así vuelvo a hacer que te sigo, así te me declaro".)

4 comentarios:

  1. Siempre me ha llamado la atención la estrategia mercadotécnica de los testigos con esos diseños tan coloridos que tienen sus panfletos.

    Un saludo, amigo Pablo.

    ResponderEliminar
  2. No sólo panfletos, estimada amiga, sino devedés, libros correctísimamente diagramados e impresos, página web completísima. Y la gente. Todo, para una noticia más vieja que (claro) Matusalén, aggiornada según su interpretación y haciendo vaguísimas referencias al mundo contemporáneo.

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  3. Con qué pericia le das color a un momento de la vida por el que todos y cada uno de los seres humanos que poblamos el mundo tenemos que pasar: el momento en que un Testigo golpea la puerta para entregarte en mano un folleto con frases apocalípticas, de esas que a uno lo harían temblar de no ser porque hace siglos y siglos que se viene hablando del fin del mundo y porque al marketing y al periodismo les gusta encabezar con frases fuertes.

    No hay con qué negarlo: tenés un talento innato para convertir lo cotidiano en relato.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasar, Carolina. Estás invitada a ver también mi blog de poemas, "La lección de piano".

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.