22 de febrero de 2011

Ignoto Braxton

Saxo que más bien improvisa por lo bajo, sin demasiado volumen, creciendo, desarrollando la cosa muuuy lentamente, pasándole a la percu (¿o acá "quién manda"?) pautas de cuándo subir, cuándo bajar, comandos, instrucciones de vuelo, Veiravé. Pista única, de 1:01:44 hs., el cuarto disco, "Invention 8207 PM", género "jazz", me informa el Rythmbox.

Me llevan y me traen, estos sonidos, digo -frases de a ratos interrumpidas y vueltas luego a enfocar, relacionando-; asisto a un sumergirse lento, costoso, en-pos-de-no-sé-qué, sonoridades "no convencionales", aun cuando quizás haya mucho de pautado, de estipulado, cosa que ignoro, de última, no charlé con ninguno de los dos músicos, su mundo.

El (cuádruple) disco se llama Old dogs, y lo acercó Ignoto Transversal, a estas alturas imprescindible e inevitable proveedor de los disquitos más copados de la zona, incurable melómano a cuyo altarcito seguiré contribuyendo, difusión. Anoche nos descolgamos chateando hasta las quichicientas, y todo a lo largo del día de hoy he estado desplegando este universo sonoro -y hay hasta emociones "trabajadas" por estos dos músicos, no se crean- de un disco múltiple, disfrutando, y básicamente asistiendo a él, primera escucha.

No, Ignoto estimado: Anthony Braxton no es indigesto; la pifian los que ello dicen. Lo que pasa es que él, en estas cosas al menos, no está haciendo precisamente un standard. Laboratorio experimental: así lo veo. Por ahí le estén investigando el isótopo más inquieto al jazz de inicios del XXI -propiciando, ¿por qué no?, tales estudios tan trascendentales con una sobredosis ritual o bien bien química, y forzando así los límites habituales del Arte mediante las percepciones otras; o mediante alguna otra dieta o ascesis, como un buen combo de vegetarianismo y yoga; o alguna especie de misticismo, en fin, alcanzado luego de décadas de esfuerzo-; por ahí lo estén aislando, digo, y amarroquen los herederos, de algún u otro modo, cuando todos pasemos a ser neobonobos y la única música valedera sea el free jazz. Por ahí no.

2 comentarios:

  1. ¿Cómo bailarán el free jazz los neobonobos?

    ResponderEliminar
  2. Por lo menos para estos cuatro discos, algo más bien hierático y no descontrolado, Pablo.

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.