12 de enero de 2009

Musa Alfarera

Tomo mi mate. Con limón, ahora. Escucho la radio (stóp). No me crujo el morbo. Parientes, todo el almuerzo, tan pesado, tanto Palladium de tu mente, pesado, dificultosa digestión. Tomo mi mate, entonces, no corto la (stóp), más de 900 muertos, ahora, allá. - Y se me escribe que, en Venezuela, y en tantas partes más, las muertes cotidianizadas abultan la deuda social de los muchachos para consigo mismos.

Intento acomodarme la espalda, chau Sokol. - Pienso en la Amiga, pienso en la pausa y la pauta que leen lo que escribo, que chequean lo que escribo, Jaula para ardillas. Cansancio y lasitud, pienso y no pienso, discute Zlotowiazda con (stóp), la gata, la Felisa, ¿anda por ahí? - Se habla de tele, se interrumpe la escriturancia, flamean secos los trapitos contra el Sol, pasa la hora de la indigesta.

El vago se defiende, el periodista ahora escucha, me suena el (stóp), me reacomodo la espalda, anoche...

Anoche estuve con la Amiga, la dulce y la salada, la tersa, la a veces transparente, pero la siempre a la que me refiero dulcemente ante ella. - Bellísima en sus modos, risa del rostro que despega, me meo con la Quinta, parte el periodista.

Así, siempre el así, ganas de pasar al baño, mi mate con limón. Así, alivio, siempre alivio, esta vejiga, y voy pensando en un título, uno más, para la entrada. Escribir como escribir, tiempo que se despega de su (stóp), me rasco la me rasco de pasar el tiempo en Soledad Sobradora.

(Porque estas distancias, stóp, stóp, mi mate con limón no me acompaña, lo tomo como un ejercer y un ejercicio de distancias.) (Que nó lejanías, parecer.)

2 comentarios:

  1. qué bueno que entre tu mate limón y tu boca no hay un stóp. tu estómago debe digerir lo que le manda tu cabeza. digo es una pregunta, me olvidé los ¿?.

    ResponderEliminar
  2. Son épocas. Ahora, por ejemplo, no encuentro modo de escribir lo más mínimo. Gracias por leer.

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.