22 de junio de 2008

Màs divagues.

Preparando un matecito, claro. Con todo el frìo de estar, ahora, en Còrdoba, y sin calefacciòn. Hago entrar a Felisa. ¿Nevarà? Poco me gustarìa. De todos modos, como duermo hasta tarde, difìcil va a ser que la vea. A la nieve: a esa sureña.

La gata se me sube a la falda. Su gris calentito, su cuerpo todavìa chiquito, su maullar diciendo. ¿"Sujeto de lenguaje"? Por las dudas, le hablo. Nariz que le siento hùmeda, ya la pava va estando. Mejor serà un cafè. Para variar. Que se diga.

Pero no tengo taza limpia. ¿Sabès lo que es, el agua helada? Maldito termotanque.

-----

Quizà por mucho, mucho tiempo, no vuelva a leer Garcìa Lorca. Quizà su prosa. Pessoa, por su lado, està afirmado, no quiero revisarlo por ahora. Colonizar otros idiomas, "lògico", y eso es algo que se da lenta, laboriosamente. Trabajo concienzudo; aparte de que nunca llegàs a cazarlos del todo.

Descubrì hace un tiempito por què Borges decìa que la literatura inglesa era la mejor. Se habìa puesto de moda -leì opiniones-, quizà con los nacionalismos, batir cuàl era la posta, cuàl era la mejor, de què paìs o lengua. Irìa por lo de màs completa, màs variada, què sè yo. En todo caso, ahì es donde los guasos se ponìan a opinar; Borges, hàbilmente, escuetò.

Leerìa Whitman, una vez màs. Un quizà pariente hizo una traducciòn, y es la que tengo. Regalo de cumpleaños, de una chica hermosa; minòn, bah. Una filòsofa que tiene una risa muy maestra.

En fin: leì hace muy poco Antologìa poètica de Michaux segùn Silvio Mattoni (googlèese). Habìa leìdo de Michaux su Ideogramas, ensayo creo que no traducido todavìa. La poesìa de la antologìa en cuestiòn no me terminò de convencer. Pero hay que leer de nuevo.

Porque no es que el ejercicio de la poesìa sea cosa rutinaria ni cuestiòn de erudiciòn, no; es exactamente como la mùsica; en este sentido: hay poemas y poetas que nos enamoran, y que puede que nos acompañen por dècadas; y los mejores tardan en hastiarnos. Gran cosa: volver a los clàsicos personales. Lo que sì: no los estudies. Los enfermàs.

4 comentarios:

  1. García Lorca.
    Pessoa.
    Whitman.
    Clásicos personales.
    Una gran afinidad con todo eso.
    Sí.

    ResponderEliminar
  2. tal cual, tal cual, yo jamás analizaría a John Steinbeck y algunas cosas suyas jamás las vuelvo a leer, la verdad, porque se que ya no serían lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Pedro. Gracias por la visitita.

    Vuelvo a leerme. "Clásicos personales": a los que se vuelve.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, uschmidt, ¿qué tal? Pero quizá se trate de volver a leer para que no sea lo mismo. En todo caso, releo poesía, y no cambia: se profundiza, se va revelando poco a poco.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.