17 de octubre de 2009

Como que transparencia

Tranquilidad de sábado a las siete. A lo lejos, la "endiablada chillería de chiquillos" de Jiménez: ¿a qué juegan? Pasa un auto cansino, acelera al superar la cuesta. Se siente de a ratos un ave, gorjeo como lluviecita.

La Marce cae cuando justo se estaba yendo mi vieja. Viene con el djembito, viene con su flequillo elemental, viene trepando la cuesta, piensa en nada. Nos saludamos. Charlamos, cocinamos: está muerta de hambre. Si hasta se compró, en lo de Belén, $2,00 de aceituna, y la vaga subía por la vereda mascullando un carozo, que se quitó morosamente de la boca para saludar.

Y cocinamos: milanesas, ensalada Tejedor. Estamos chochos: no nos salió mala la comida, es mucha, la hicimos bastante rápido. Curtimos Coca y hasta tenemos miñón. Y viene la modorra: la vaga se me instala en Magnolia, yo me echo en la yacija, Ponge y puchos. Al ratito -venía sonando el de la Molas- me entreduermo: y ya tiene que estar el cuarteto de la vecina, al tope, atravesando todo. Pero me entreduermo y sueño con la realidad.

Cuando despierto, todavía la Mar está navegando. Cebo unos mates, logro, luego de insistir un poco, despegarla de la compu, al rato parte para el Paseo. Me quedo leyendo Ponge, no me echo (me volvería a dormir), ya voy por la 147. Nada, escribo: siento la brisa en la espalda, ventana que amo tanto tener abierta, el cuarteto caducó, la bellaquería y el ave se callaron ya. Momento de la tarde en que ésta (el sol) comienza a desprenderse de su función lumínica, calentriz; momento de sentir, es lógico, un aire más ameno.

Fumo. Días de nada pasar, de atento al texto, disfrutándolo. Días de las cosas sencillas, las que se quedan bien quietas, ahí: como mi cenicero vincular (por decirlo de algún modo), como el platito con la vela, apagada, del otro sábado, y espera. O como mis zapatos de Van Gogh, que uso sin cordones. Como que transparencia.

5 comentarios:

  1. Hola,
    Pero tú sí que usas regionalismos: chochos, puchos, yacija... Uff, tuve que recurrir a mi diccionario de jergas de habla hispana. Je, je. Es broma. Me encantan los regionalismos. Y me gusta aprender nuevas palabras. También me gusta tu prosa. Ya nos estaremos leyendo.
    :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasar, Strika. Te Topaste con palabras bien argentinas (no sé si cordobesas: no interactúo mucho con gente de otras provincias). Me quedo pensando en que "yacija" es vieja, o de campo: ojo, que la uso poéticamente. Lo de estar chocho o fumarme un pucho es normalito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me olvidé: que me acuerde de Donoso y que me interese esa posición "política" de Aquin al redactar, no significa que -siempre- haga lo mismo. Í dicho.

    ResponderEliminar
  4. Lo sé, lo sé. Por eso dije que era broma. Además a mí sí que me gustan los escritos llenos de regionalismos. Será por deformación profesional. ;)

    Por cierto, olvidé decir que "yacija" no es un argentinismo. No lo encontré en el diccionario de jergas de habla hispana, sino en el DRAE y en el María Moliner. Pero pues en México nunca lo había oído. Eso sí, en realidad no es difícil adivinar el significado, pues contiene el sema de "yacer".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Claro, "yacija" es gallega ("gallego": argentinismo que significa "maldito inmigrante español". "Maldito" en el sentido de "uno más"). Una de las tantas palabras que me quedó de leer mucha literatura española de todas las épocas. No sé a cuál pertenece (o a qué región, jaja).

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.