12 de noviembre de 2008

Al revisar mi primer post a este blog

Recuerdo ese estado de escritura. Soy el mismo y no: más afilada, menos verde (menos verdosa) mi lengüita, y el idiolecto de formación.

Suena "Madre en años luz". Cassette del "Crónica" de Gastón. Maravilla de sonidos que nos rescatan.

Escribo en máquina escritoril, y escucho música. Cigarrillo apagado pende de mis labios: ¿lo dejaré? Por fin comprender qué es lo que se opone a 'transgredir'. No las diversas leyes, sino acatar.

'Éste es el hombre de hielo', Marita. Mi mate es hoy de La Hoja. Yo auspicio actualmente esta yerba, al tomarla, al caminar con su paquete en la mano por las cuadras de mi barrio.

Mercadotecnia despiadada, el goce de contemplar el sufrimiento del otro, para establecer un mandato, por eso de la necesidad vital: pujas de poder (Guattari|Deleuze).

2 comentarios:

  1. Díganle( diganle que vaya a buscar a su amigo eterno todos con su fibras de láser, sigan la mañana...) y La flor amarilla ( sé hasta el fondo el cauce de mi amor, sé toda bruma, te iras con la mañana amarilla flor )dos temazos de ese disco, también lo conservo en casete.

    Probaste tomar adelgamate?, no la vi más en la góndola

    saludos

    ResponderEliminar
  2. No... Chucker no, por favor. Asque el mate, usté...

    Lo que sí, estoy cortando con las gaseosas que te hinchan. Ahora le empecé a dar a Ser, por caso.

    La cerveza todavía no sé si dejarla.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.