18 de marzo de 2008

El oso caminaba afanosamente. Guitarras almacenadas, potaje como la contraparte de una paciencia natural. Una expresividad de alcance: no hay posturas ni padecimientos menores (La belleza del mundo), y la que se amilanaba para cruzar la Cañada tenía en su bolso de compras el diminuto rifle que observa temeroso. Conocíamos la respiración de Lezama Lima a comienzos de su habano matutino, cruzada de piernas se perdía en la percepción de un saxo alto. Distruté de un mate que no tenía yuyos ni expresaba ninguna 'Weltanschauung'. Legañas como medallas de otro lugar.

Pollok sería sólo sentir el teclamen como huella digital continua. Tresillos en corcheas, se recupera el barroco y su tracción. --- Melancolía por dormir poco: la de los párpados abotargados. Sensación de paño en ojos, toso para desflemar el algodón como neblina tibia. Humea el cigarrillo, clase a los ocho, Vivaldi es el inicio de la música. --- Me crujo el morbo, se escucha un fondo de lo que muchos llaman fascismo cordobés, intelectuales de arrebato, saque y volea del juicio de no soportar a la mayoría. Mi mate tiene almejas disecadas, Semana Santa es no clases, releería el hospital de Viel Temperley para buscar la foto, "niña entre abetos" mira hacia sus manos entrelazadas tímidamente, bikini de no tetas de un futuro amor y la sonrisa increíble, revista del, ¡oh, qué intenso es el que afirma en la canción, la base delirante, un avanzar en los dictámenes, un coro que sabe!

--- Eso es la música: cuando llega al cuerpo de la piel y movimiento. Decir el no de la cabeza de ojos entrecerrados, un no apenas, un no pequeño, un no seguidor, un no continuo como el que disfruta conociendo. Vibración.

El disco, Amputechture, mal grabado, y el mate, termo roto de caída previa, me crujo el morbo del no ejercicio, vertebrados que son lectores, cómo pensarlo, un Pollok-escritura, un Pollok un poco conceptual pero por sobre todo "llevadero", un Pollok con hambrecita y me comeré una fruta. --- Pero la gracia es morbo, medidas de ocasión, apura el tu paciencia de saludar perdido, me rasco y más me rasco, la psoriasis del elemento/protón o régimen alográfico en chancletas, como madrépora que saluda desde el atrio.

En fin: hacer política.

2 comentarios:

  1. Pablo Seguí:

    Un placer que el azar me otorga al borde del recorrido por la pasión del blog.

    Muy agradable el paseo


    Daniel O. Requelme

    Córdoba – Argentina

    www.danielrequelme.com.ar

    ResponderEliminar

Micrófono abierto a las voces del alma de turno.